¿Qué implica un alto nivel de tiroides?

Escrito por Lisa Sefcik paralegal
Tu gléndula tiroidea ayuda a regular tu metabolismo.
medical stethoscope image by amlet from Fotolia.com

La tiroides es una glándula muy pequeña frente al cuello que convierte el yodo en la hormona necesaria para regular el metabolismo del cuerpo. Tener altos niveles significa que al momento en que los niveles fueron evaluados (mediante un examen de sangre), la tiroides estaba produciendo demasiada tiroxina (T4) y/o triyodotironina (T3), las dos hormonas que constituyen la "hormona tiroidea". Tener altos niveles de tiroides es indicador de un problema de salud subyacente en la que, como resultado, la glándula se sobre-estimula.

Hipertiroidismo

Los efectos de un alto nivel de tiroides es signo de hipertiroidismo, que surge por distintas causas subyacentes. Sin embargo, sin importar qué dispare los niveles altos de tiroides, los signos y síntomas que el paciente exhibe son bastante estáticos. Debido a que demasiada hormona tiroidea implica un metabolismo en aumento, los síntomas de niveles altos de tiroides incluyen perdidas de peso inexplicables, nerviosismo, ansiedad, intolerancia al calor, temblores, presión sanguínea alta y un aumento en el ritmo cardíaco en reposo. Los pacientes con altos niveles de tiroides pueden tener dificultades en dormirse. En la etapa avanzada del hipertiroidismo, los pacientes sienten falta de aliento y sus músculos se debilitan. Los trastornos que conllevan al hipertiroidismo suelen desarrollarse lentamente, dificultando el diagnóstico para los especialistas en endocrinología y tiroides en sus etapas iniciales, lo cual es critico en el caso de cáncer de tiroides.

Enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves es la forma más común de hipertiroidismo que resulta en altos niveles de tiroides. Esta condición es realmente un desorden auto-inmune que causa que los anticuerpos "ataquen" la glándula tiroidea del mismo modo en que los anticuerpos hacen que el cuerpo reaccione a los alérgenos aéreos. Los pacientes que sufren la enfermedad de Graves producen demasiada tiroxina (T4). A veces, los síntomas de los niveles altos de tiroides relacionados a la enfermedad de Graves incluyen que el tejido por debajo de los ojos del paciente también se vea afectado, causando presión debajo de la órbita ocular.

Nódulos tiroideos

Los nódulos tiroideos pueden causar niveles altos de tiroides, ya que demasiada T4 puede liberarse al cuerpo. Los nódulos son casi siempre benignos naturalmente, no relacionados al cáncer tiroideo, y ocurre cuando los bultos se forman en un lóbulo de la glándula. Sin embargo, no todos los nódulos tiroideos resultarán en una sobre producción de T4.

Tiroiditis

La tiroiditis ocurre cuando la glándula tiroidea se inflama. Esto también puede causar altos niveles de tiroides. Algunos tipos de tiroiditis, como la tiroiditis subaguda, resulta en una glándula tiroidea dolorosa, alargada, mientras que otros tipos de tiroiditis son indoloras. La tiroiditis suele ser transitoria, y suele no requerir un tratamiento médico extensivo.

Tratamiento de los altos niveles de tiroides

Los pacientes que sufren los síntomas de niveles altos de tiroides deberían consultar a un medico especialista en endocrinología y en los trastornos tiroideos. Los síntomas de los altos niveles tiroideos suelen ser tratados con medicamentos orales anti-tiroideos que inhiben la producción de la hormona tiroidea; el más común es metimazol (Tapazol). Los bloqueadores beta se ofrecen junto a los medicamentos anti-tiroideos para tratar la alta presión sanguínea y bajar el ritmo cardíaco. Los síntomas de hipertiroidismo comienzan a desaparecer aproximadamente seis semanas después, tiempo en el que los altos niveles de tiroides bajan. Otros tratamientos del hipertiroidismo incluyen yodo radioactivo, que se ingiere oralmente para "matar" la glándula tiroidea para que ya no pueda producir la hormona tiroidea. Los pacientes que optan por este tratamiento se convertirán en pacientes de hipotiroidismo, y requerirán una terapia de reemplazo de hormonas de por vida. Sólo en unos pocos casos será necesaria una cirugía para extraer la glándula tiroidea. Ésta opción es solo adecuada para los pacientes que no respondan a los medicamentos anti-tiroideos o a la terapia de yodo radioactivo.