¿Qué dosis de aspirina se debe tomar cuando se emplea como anti-inflamatorio?

Escrito por Lee Morgan
Los mejores efectos anti-inflamatorios de la aspirina se producen con dosis bajas.

Aunque se emplea principalmente como analgésico, la aspirina también puede actuar como anti-inflamatorio. Según aparece en la página web Drugs.com, la aparición de los efectos secundarios que su ingesta puede provocar, como malestar estomacal o acidez, será más probable si el medicamento se toma en exceso; por lo tanto, es esencial que sigas al pie de la letra las recomendaciones que te hayan dado en cuanto a la dosis que debes tomar.

Posología

Según una investigación llevada a cabo por el Brigham and Women’s Hospital, la aspirina actúa enviando señales al cuerpo para que éste produzca compuestos que reducen la inflamación. Este estudio realizado en 2004 demostró que una dosis baja de aspirina infantil, equivalente a 81 mg, era suficiente para provocar estos efectos.

No hay ninguna duda de que más no equivale a mejor cuando se trata del uso de aspirina con fines antiinflamatorios. El estudio examinó tres grupos de control que tomaron dosis bajas (81 mg), medias (325 mg) y elevadas (650 mg) de este medicamento. La producción en el organismo de compuestos antiinflamatorios fue mayor en el grupo al que le fueron administradas las dosis más bajas.

Uso correcto

Podrás limitar la aparición de los efectos secundarios indeseables si tomas la aspirina de forma correcta. Lee la etiqueta para saber cuál es la dosis adecuada y toma siempre el medicamento con un vaso lleno de agua. En Drugs.com se recomienda tomar un vaso de leche o comer algo junto con la aspirina si ésta suele causar malestar estomacal. Recuerda que la aspirina no debe masticarse a menos que así se indique en la etiqueta.

Interacciones con otros medicamentos

La administración de aspirina junto con ketorolac (Toradol), otro fármaco analgésico y antiinflamatorio, o mifepristona (Mifeprex o RU 486), una píldora abortiva, puede dar lugar a interacciones cuyas consecuencias serían graves. Tal y como se indica en RxList.com, no se debe tomar aspirina con ninguno de estos medicamentos. Cualquier persona que esté utilizándolos debería hablar con su médico antes de comenzar un tratamiento con aspirinas.

Ni los niños ni los adolescentes deben tomar aspirina si tienen fiebre, gripe o varicela, ya que esa combinación se ha asociado con el síndrome de Reye.

Otros usos

La aspirina es efectiva para aliviar el dolor leve y la inflamación, pero tiene muchos otros usos. Según Drugs.com, puede emplearse tanto para reducir la fiebre como para prevenir los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares. Debe ser el médico quien recomiende específicamente seguir un tratamiento con aspirina con fines cardiovasculares.

La investigación llevada a cabo en 2004 sobre la aspirina como medicamento antiinflamatorio tiene implicaciones en el tratamiento de la enfermedad cardíaca y la artritis, ya que estas dolencias guardan una relación directa con la inflamación.