Pulso normal de una persona sana

Cuando vas al médico, una de las primeras cosas que ocurren es que alguien te toma el pulso. Esta prueba simple es rápida e indolora y proporciona información acerca de tu estado de salud en general. También puede ser un factor importante para dar un diagnóstico. El pulso normal varía según la edad y el sexo. Tu pulso también se ve afectado por influencias temporales, como el uso de medicamentos y el ejercicio.

Rango saludable de pulso

El rango normal del pulso en reposo para adultos es de 60 a 100 latidos por minuto. Los rangos normales varían según la edad, y las mujeres normalmente tienen niveles más altos de pulso en comparación con los hombres. Las personas en buena forma física por lo general tienen frecuencias cardíacas más lentas en reposo debido a que un corazón más fuerte puede bombear más sangre con cada contracción. Si estás parado, es probable que tu pulso sea mayor que cuando estás sentado o acostado porque el corazón debe trabajar más para bombear la sangre a todo el cuerpo contra la fuerza de gravedad.

Factores que influyen la frecuencia del corazón

Junto con la edad y nivel de condición física, existen otros factores que influyen en la frecuencia del pulso. Los medicamentos comunes para tratar enfermedades cardíacas, incluyendo los bloqueadores beta y los bloqueadores de los canales de calcio, disminuyen tu ritmo cardíaco. Las emociones como la excitación, la ansiedad, el estrés y el miedo pueden acelerar tu corazón. La temperatura también juega un papel importante. Cuando la temperatura del cuerpo se eleva, también lo hace el pulso. Tu frecuencia cardíaca en reposo también cambia con el nivel de esfuerzo físico, así que toma tu pulso después de descansar durante 10 a 15 minutos.

Frecuencia cardíaca normal durante el ejercicio

Cuando te ejercitas, tu corazón late más rápido porque los músculos y órganos necesitan más sangre rica en oxígeno. El ejercicio aeróbico moderado, como caminar rápido o andar en bicicleta, normalmente aumenta tu pulso del 50 a 75% de tu frecuencia cardíaca máxima, que es alrededor de 220 menos tu edad. Un ejercicio más vigoroso, como correr o jugar baloncesto, aceleran el pulso y el ritmo cardíaco hasta un 75 a 85% de tu frecuencia cardíaca máxima. Tu pulso regresará gradualmente al nivel de reposo después de parar de hacer ejercicio.

El ritmo importa

Cuando te toman el pulso, el médico toma nota tanto de la frecuencia como el ritmo. Un ritmo o frecuencia cardíaca anormal se conoce como arritmia. Un latido omitido ocasionalmente o latido adicional es común y generalmente no es motivo de preocupación. Sin embargo, las anormalidades persistentes o recurrentes requieren una evaluación médica. Los ritmos anormales pueden afectar un corazón normal y sano. Llama a tu médico si tu pulso siempre va por encima o por debajo de los niveles normales, o si notas alguna anomalía junto con síntomas como mareos o dificultad para respirar.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie kramer | Traducido por daniela fedorov