¿Puedes quemar grasas sin estar en cetosis?

Cuando intentas perder peso, lo que realmente quieres conseguir es eliminar grasas mientras conservas tu masa muscular magra con el fin de evitar una disminución en el metabolismo. Puedes modificar la dieta para que esto te ayude a permanecer en la zona de quema de grasas al reducir la ingesta de carbohidratos; sin embargo, no necesitas llegar a estar en cetosis para lograr esta meta.

Cetosis


Reduce la ingesta calórica para perder peso.

Estar en cetosis significa que el cuerpo quema grasas a un ritmo lo suficientemente elevado como para producir cuerpos cetónicos, un compuesto que se produce al quemar estas grasas. Además, los cuerpos cetónicos pueden quemarse con el fin de obtener energía para el cerebro y la mayor parte de las demás células en el organismo. Para contar con cuerpos cetónicos en un nivel lo suficientemente alto como para detectarlos, necesitas mantener la ingesta de carbohidratos en menos de 50 gramos diarios, de acuerdo con la Food and Agriculture Organization de las Naciones Unidas. Si te encuentras en cetosis, lo cual puede verificarse con el uso de tiras cetónicas para la orina, puedes estar 100 por ciento seguro de que tu cuerpo está en proceso de eliminar las grasas.

Quemar grasas


Es aconsejable restringir la ingesta de carbohidratos para adelgazar.

Puedes promover la quema de grasas al disminuir la ingesta de carbohidratos, aunque no es necesario que ésta sea tan baja como se requiere para estar en cetosis. En un estudio de 2005 publicado en el "Journal of the American Medical Association", los investigadores compararon diferentes planes dietarios, y descubrieron que es posible quemar grasas sin estar en cetosis. De todos modos, si tu ingesta de carbohidratos es demasiado elevada, el organismo priorizará la quema de estos nutrientes. Restringe la ingesta de carbohidratos de manera moderada con el fin de ayudar al cuerpo a ingresar en el proceso de quema de grasas con mayor facilidad.

Crear un déficit calórico


Intenta crear un déficit calórico.

Puedes quemar grasas aún cuando no produzcas cetonas, en la medida en que logres crear un déficit calórico. En otras palabras, necesitas comer un poco menos de lo que tu organismo necesita; de esta manera, el organismo no tendrá otro remedio que quemar la grasa que has almacenado en tus pliegues cutáneos. Con el objeto de quemar más grasas, reduce el tamaño de tus porciones, en especial de las de alimentos ricos en carbohidratos, tales como caramelos, refrescos azucarados, pan, pastas, arroz y papas.

Registra tus medidas


Evalúa tu dieta.

Aún cuando tu peso corporal total permanezca estable en la balanza, podrías estar en proceso de quemar y perder grasas sin encontrarte en cetosis. Debido a que 1 libra de músculo ocupa menos espacio que una libra de grasa aunque pesa lo mismo en la balanza, toma tus medidas y verifica el calce de tus ropas. Mide tu torso, cintura, caderas, muslos y brazos cada dos semanas para comprobar si pierdes grasa. Si no sucede nada, evalúa tu ingesta de alimentos para analizar si puedes reducir el tamaño de las porciones o la ingesta de carbohidratos un poco más hasta que tu cuerpo comience a quemar grasas.

Más galerías de fotos



Escrito por aglaee jacob | Traducido por sofia elvira rienti