¿Qué puedes ponerle a las frutas recién cortadas para evitar que se vuelvan de color marrón?

Sin importar si es un planto sencillo de manzanas cortadas o una exótica ensalada de frutas tropicales, los colores vibrantes de las frutas frescas pueden ser un festín para los ojos, así como para el estómago. Pero a menos que te las comas de inmediato, el oxígeno en el aire reaccionará con las enzimas en la superficie cortada de muchos tipos de frutas y como resultado, las frutas comenzarán a volverse marrón en los bordes antes incluso de que lleguen al plato. Vale la pena seguir unos cuantos pasos fáciles para hacer que tus frutas se mantengan luciendo tan frescas como cuando las cortaste.

Ácido cítrico


El jugo cítrico detendrá la decoloración.

Una de las formas más fáciles de preservar el color de frutas como las manzanas, peras, bananos y aguacates es sumergirlas en una sustancia ácida como jugo de limón o lima. Esto funciona debido a que el ácido cítrico en el jugo detiene la reacción química necesaria para que las frutas se vuelvan de color marrón. También tiene el beneficio de añadir un delicioso sabor cítrico a cualquier fruta que estés a punto de disfrutar.

Agua


Sumergir a las frutas en agua puede hacer que se mantengan luciendo frescas.

Aunque puede que no sea apropiado para todas las frutas, sumergirlas en agua fría después de cortarlas es una forma muy efectiva de evitar que la superficie cortada entre en contacto con el aire. Esto significa que puedes parar el proceso de oxidación antes de que comiences, mientras mantienes a las frutas frescas. También es posible detener a las enzimas sumergiendo a las frutas firmes, como las manzanas y peras, en agua hirviendo por un corto periodo de tiempo.

Azúcar y sal


La sal ayudará a que las frutas mantengan su color, pero no su sabor.

Cubrir a la superficie de las frutas con sirope de azúcar protegerá a la superficie expuesta del aire y evitará que se descolore. Alternativamente, cubrir a la fruta con sal también evitará que se vuelva marrón. Sin embargo, como seguro te imaginas, ninguna de estas técnicas mejorará el sabor o el valor nutricional de la fruta, por lo que es mejor evitarlas si quieres disfrutar tus frutas frescas de la mejor forma posible.

Consérvalas en vinagre


Sumergir a las frutas en vinagre evitará que se vuelvan de color marrón.

De la misma forma en la que el jugo de limón evita que las frutas se vuelvan cafés, también lo hace el vinagre. Las frutas como las peras usualmente se vuelven cafés minutos después de ser cortadas, pero puedes conservarlas exitosamente sumergiéndolas en una mezcla de vinagre especiado y azúcar. Esto no sólo evita la decoloración, sino que también conservará a las frutas por muchas semanas. Las peras en vinagre, en particular, son deliciosas cuando se sirven con carne asada o con platos de aves. Es una deliciosa forma de disfrutar de la cosecha de otoño a lo largo del invierno.

Más galerías de fotos



Escrito por caro cook | Traducido por ana maría guevara