¿Puedes levantar pesas livianas diariamente para perder peso?

Levantar pesos es una forma altamente efectiva para perder grasa de tu cuerpo. Sin embargo, hacerlo todos los días te hará más daño que bien. Levantar peso es extremadamente agotador para el sistema nervioso central y el sistema musculoesquelético y el descanso suficiente entre tus sesiones es vital.

Entrena la parte superior del cuerpo

Entrena la parte superior de tu cuerpo dos veces a la semana. Por ejemplo, puedes trabajar tus brazos, pecho y espalda los lunes y jueves. Esto le da a los músculos una buena cantidad de tiempo para recuperarse entre los entrenamientos, permitiéndote tener un entrenamiento efectivo y satisfactorio cada vez. Los ejercicios importantes para quemar grasa y construir masa muscular magra en la parte superior de tu cuerpo incluye presiones en banco (bench presses), presiones sobre la cabeza (overhead presses), remo inclinado (bent-over rows), elevaciones hacia adelante, presiones de tríceps hacia arriba y giros de bíceps (bíceps curls).

Saca el máximo partido de las piernas

Entrena la parte inferior de tu cuerpo dos veces a la semana, digamos martes y viernes. Esta parte exige grandes cantidades de energía durante las sesiones de levantamiento de pesas y estas sesiones aumentarán significativamente tu pérdida de grasa. Tentador como es esto para entrenar la parte inferior de tu cuerpo más a menudo, los músculos igualmente necesitan mucho tiempo para la recuperación y reparación. Los ejercicios importantes para reducir la grasa corporal y mejorar la musculatura en la parte inferior del cuerpo incluyen las sentadillas (squats), los ejercicios con peso muerto (deadlift), las estocadas (lunges), las sentadillas de una pierna, la presión de piernas (leg press), la elevación de pantorrilla (calf raise) y la hipterextensión.

Por qué necesitas descansar

Levantar pesas es una actividad demandante, de alta intensidad. Tu sistema nervioso central trabaja a su máxima capacidad durante el levantamiento de pesas, dirigiendo un alto volumen de impulsos eléctricos y hormonales a todo tu cuerpo. Tu sistema musculoesquelético también trabaja extremadamente duro para cumplir con las demandas que recibe. La combinación de estos dos sistemas es tan desafiante que es responsable de la sensación vacilante de fatiga que experimentas al final del entrenamiento. El esfuerzo excesivo de los sistemas nervioso central y musculoesquelético puede llevar al estancamiento de la pérdida de grasa, a alteración hormonal y lesiones, por lo tanto, es vital que le des a tu cuerpo el tiempo necesario para recuperarse entre tus entrenamientos.

Refuerza tu recuperación

El momento en que descansas del entrenamiento tu sistema se recupera y hay varias estrategias que puedes utilizar para mejorar tu tasa de recuperación. Primero, asegúrate de tener al menos siete a ocho horas de sueño cada noche. Luego, asegúrate de estar consumiendo la suficiente cantidad de proteínas, carbohidratos y grasas que te permitan reconstruir las fibras musculares y reponer las reservas de energía. Tómate el tiempo regular necesario para actividades de ocio como caminatas relajantes en parques o baños largos, para reducir los niveles de hormonas de estrés que circulan en tu cuerpo. Ayudar a tu cuerpo en la recuperación te permitirá tener entrenamientos más efectivos, lo que te ayudará a lograr tus objetivos de perder grasa de forma más rápida y con menos problemas.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por aldana avale