¿Puedes hacer lasaña y cocinarla al día siguiente?

La comida favorita del gato Garfield, un profundo plato de lasaña italiana, lleva mucho tiempo para prepararse. Desde hervir los fideos hasta calentar la carne y combinar el queso, los huevos y la espinaca, dependiendo de tus ingredientes favoritos, la lasaña puede tardar hasta una hora o más para ser montada antes de la cocción en el horno. Prepararla la noche anterior y hornearla al día siguiente expone a tu familia a la posibilidad de una enfermedad transmitida por los alimentos a menos que tomes precauciones.

Carne mal cocida

Tienes que cocinar completamente toda la carne para tu lasaña si no vas a hornearla inmediatamente. El más reciente brote de triquinosis generalizado en los Estados Unidos, publicado en la edición de junio de 1992 de "American Journal of Epidemiology", ocurrió el 14 de julio de 1990, causando que 90 personas se enfermen. Los brotes desde entonces, según lCenters for Disease Control, entre ellos 13 casos en 2009, han sido limitados y por lo general involucrados con la caza silvestre en lugar de carnes troceadas y preparadas comercialmente. Debes cortar la carne en cubos y dorarla, luego cocínala a fuego lento durante al menos 20 minutos, corta salchichas o carne, sobre todo si es cacera y salteala hasta que esté uniformemente marrón antes de usarla al día siguiente en la lasaña. La carne en un solo trozo grande, como el pastel de carne, debe cocinarse a una temperatura interna de 160 grados Fahrenheit (71 grados C) registrado con un termómetro de carne para un uso seguro. La carne de cerdo y ternera deben cocinarse a 145 grados Fahrenheit (62 grados C).

Huevos poco cocidos

Si la receta de tu lasaña incluye huevos crudos, omítelos por completo o no los agregues hasta que coloques tu lasaña en el horno al día siguiente. Los huevos en la mayoría de las recetas de lasaña unen la ricota o requesón y espinacas u otras verduras, si los hubiere. Sustituye por crema agria en cambio para una cazuela más segura. Además del riesgo de la salmonela, la pasta puede absorber el huevo y reducir su eficacia como un agente de unión. Cualquier cazuela que contenga huevo crudo debe cocinarse a 160 grados F (71 grados C), medido con un termómetro de carne para ser considerados seguros para comer.

Ortos ingedientes

El ajo picado, cebolla picada y otros ingredientes clásicos de la lasaña añaden humedad y sabor al plato. Enjuaga todas las verduras frescas con agua fría antes de usarlas y ponlas en agua hirviendo durante dos minutos para reducir el riesgo de salmonela. Hierve todos los vegetales enlatados en su propio líquido antes de añadirlos a tu lasaña.

Pasta empapada

La mayoría de las recetas de lasaña para el día siguiente recomiendan usar fideos sin cocinar. Los fideos absorben los líquidos desde la salsa, el queso ricota o requesón y espinacas o cualquier otra verdura, dejándolos suaves una vez que calientas la lasaña hasta el final.

Preparación

Recubrir la fuente de horno con papel de aluminio permite una fácil extracción y limpieza al día siguiente. Los fideos de lasaña no se pegarán en el fondo de la sartén si se cubre con una capa de salsa de carne en primer lugar. La lasaña se deben refrigerar toda la noche, por debajo de 40 grados Fahrenheit (4 grados C). Si reservas 2 tazas de salsa para verter sobre tu lasaña al día siguiente y cubres la cazuela con papel antes de colocarla en el horno, la capa superior de los fideos se ablandará durante la cocción.

Más galerías de fotos



Escrito por jane smith | Traducido por juan ignacio ceviño