¿Puedes hornear las alitas de pollo en vez de hacerlas a la parrilla?

Asar es un método de cocción poco usada en las cocinas de Estados Unidos, sin embargo, es una forma rápida, relativamente saludable de cocinar la carne, incluyendo las alas de pollo. Con un asador el calor proviene desde arriba y las alas se ubican en una bandeja en la parte de abajo. Puedes implementar los mismos adobos y formas de frotar que usarías al cocinarlas a la parrilla.

Alas de pollo

Las alas de pollo tiene un buen tamaño para cocinarlas en el horno. Puedes poner 10 o más en una bandeja en la parte de abajo, dependiendo por supuesto del tamaño del horno. Debido a que las alas de pollo pueden saber un poco insulsas sin condimentos es una buena idea marinarlas durante la noche anterior en la salsa que prefieras por ejemplo puedes usar: la barbacoa o alguna de Asia. La piel del pollo contiene más grasa que la de la carne, si deseas reducirla debes sacarla después de cocinarlas.

Asar

Las alas de pollo tardan entre 15 y 25 minutos en cocinarse en el asador del horno, dependiendo de su tamaño. Frota la rejilla con una ligera capa de aceite de oliva para evitar que se peguen. Ponla en la parte superior de una bandeja en el horno para que la grasa de la carne se desprenda en lugar de reabsorberse. De acuerdo con una receta de Epicuriousa, la rejilla debe ubicarse a una distancia de cuatro a cinco pulgadas del fuego del horno. Un color marroncito agradable es una señal de que las alas están listas, debes asegurarte de que la temperatura en el interior del horno es de al menos 165 grados F, según el sitio web FoodSaftey.gov.

Beneficios y consejos

Cocinando al horno lograrás obtener un ala de pollo más magra que si la haces a la parrilla. También lograrás que queden crujientes sin la necesidad de freír o de salir a encender la parrilla. Si tienes un horno con rejilla, deja la puerta entreabierta cuando estés cocinando. Esto impide que se haga vapor o que las alas se tuesten, lograrás mantener el calor directo y seco sobre la piel de pollo. Agrega una pequeña cantidad de agua a la superficie que está debajo de la bandeja evitando que la grasa se escurra y reduciendo el riesgo de incendios.

Desventajas de asar

Asar al horno no está exento de inconvenientes. Como Mart Bittman escribió en el "The New York Times" el espacio por debajo de la rejilla de un horno hará que el tiempo total de cocción sea mayor por eso debes dar vuelta las alas. Además, si pones la bandeja demasiado cerca del calor, la piel se puede quemar o incluso incendiarse. Debido a que la grasa gotea debes usar una bandeja para que las alas queden secas. Asegúrate de untar o marinarlas para mantenerlas húmedas.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por jose fortunato