¿Puedes ganar flexibilidad después de los 40?

Mantenerte físicamente activo a medida que envejeces no sólo es benéfico para el corazón y los pulmones, sino que te ayuda a proteger también tus articulaciones. Una vida sedentaria hace que las articulaciones pierdan la capacidad de moverse de cierta forma, haciendo que pierdas flexibilidad. Al estirarte y hacer ejercicio regularmente, puedes mejorar tu flexibilidad. Es importante empezar poco a poco, y mejorar gradualmente, a medida que adquieres flexibilidad. Consulta con tu proveedor de atención médica antes de comenzar a activarte físicamente o comenzar un programa de ejercicio regular.

Consideraciones

La razón principal por la que se pierde flexibilidad a medida que envejeces es que los músculos pierden fuerza y elasticidad. Además, algunas actividades, como inclinarse hacia adelante mientras trabajas en la computadora, acortan algunos músculos. Este proceso te hace más susceptible a las lesiones musculares o fracturas si realizas movimientos torpes o bruscos. También puedes perder la flexibilidad a medida que envejeces, por las primeras etapas de la artritis. Al iniciar el estiramiento de un músculo regularmente, alargas los tendones que unen a los huesos. El proceso de alargamiento aumenta tu flexibilidad.

Estiramiento

El estiramiento estático es un medio eficaz para mejorar el rango de movimiento en las articulaciones y mejora la circulación de la sangre a los músculos. Una página web recomienda estirar los grupos musculares más importantes entre dos y tres veces por semana. Cuando se realiza un estiramiento estático, quieres alargar gradualmente el músculo, mantener la posición alargada y, dejar que el músculo vuelve a su posición de reposo. Trabaja poco a poco para hacer el estiramiento durante 30 segundos en la posición alargada. Nunca continúes estirando si experimentas dolor o malestar excesivo. Además, nunca estires un músculo dolido o lesionado.

Ejercicio acuático

Una forma particularmente eficaz de mejorar tu flexibilidad si tienes más de 40 años de edad y has estado inactivo, es hacer ejercicio en el agua. Según la Arthritis Foundation, ejercitarte en el agua ayuda a las articulaciones y la libertad de movimiento. Y, de acuerdo con el American Council on Exercise, puedes mover las articulaciones a través en una gama más amplia. Puedes realizar ejercicios en el agua por tu cuenta o participar en una clase organizada. Asegúrate de que la clase en la que te inscribes es apropiada para tu edad y nivel de condición física.

Yoga

El yoga es una forma de ejercicio mente-cuerpo que combina la disciplina mental y física. El yoga ofrece una serie de posturas del cuerpo que ayudan a aumentar tu fuerza y ​​flexibilidad. Las posturas se realizan simultáneamente con ejercicios de respiración controlada, que ayudan a los músculos a relajarse. El número de adultos mayores que participan en el yoga ha crecido porque los médicos lo han recomendado, de acuerdo con la AARP. Si has llevado una vida sedentaria, es importante comenzar con una clase de nivel uno, o una clase diseñada para adultos mayores.

Más galerías de fotos



Escrito por michael hutchins | Traducido por esteban arenas