¿Puedes enseñarle a tu bebé a voltearse?

La habilidad de tu bebé para darse vuelta es un gran logro, señala la March of Dimes. La mayoría de los bebés son capaces de voltearse cuando tienen aproximadamente de tres a siete meses, pero cada bebé es un individuo y pueden desarrollarse a un ritmo diferente. Si tu bebé está empezando a sentirse cómodo al estar en el suelo y parece ansioso por moverse, puedes ayudarlo a darse la vuelta cuidadosamente, para que aprenda a moverse de forma independiente por primera vez en su vida.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Manta

Instrucciones

  1. Coloca a tu bebé en el piso todos los días, apoyado sobre su vientre. Permitir que el bebé permanezca en esta posición es una manera de que tu bebé se sienta cómodo con el uso de los músculos del cuello para mantener la cabeza erguida. Haz que el tiempo que tu bebé pase boca abajo sea entretenido, sugiere BabyCenter.com, para que tu bebé tenga sensaciones positivas asociadas con la posición de estar sobre su panza. Algunos bebés no disfrutan del tiempo boca abajo, si tu bebé se queja y llora, no lo fuerces a permanecer en esa posición. Espera hasta que tu bebé esté tranquilo y contento para que ésta sea la mejor experiencia posible.

  2. Coloca una manta en el suelo y ubica a tu bebé en la parte superior con el lado izquierdo de su cuerpo en el borde izquierdo de la manta. Permite que él se sienta cómodo en su nueva posición y asegúrate de que pueda sostener la cabeza por unos segundos a la vez. Si no puede, probablemente no está listo para voltearse.

  3. Coloca un sonajero o un juguete justo fuera del alcance de tu bebé, sugiere la Fundación Iniciativa para la primera infancia. Agítalo y juega con él antes de ponerlo en el suelo. Mira para ver si tu bebé intenta alcanzar el juguete desde su posición boca abajo. Puede sacar el brazo y llegar a estar incómodo con la nueva posición.

  4. Recoge el lado derecho de la manta con la mano. A medida que tu bebé alcance el juguete, levanta el borde de la manta para que el lado derecho de tu bebé esté ligeramente suspendido en el aire con la manta de seguridad debajo de ella. Mide su reacción a la nueva posición, y si él parece asustado o se pone molesto, baja suavemente la cara y consuélalo. Tu querrás asegurarse de que darse vuelta sea una experiencia agradable para tu bebé.

  5. Levanta el borde de la manta cuidadosamente, acunando su cuerpo. Coloca una mano sobre su vientre, y al levantar el borde de la manta, usa tu mano para sostener su posición a medida que levantas la manta lo suficientemente alto como para que el bebé ruede sobre su espalda. Asegúrate de que el juguete esté a su alcance y que sea capaz de darse cuenta de que darse vuelta le permitirá moverse. Agrega la manta enrollada a su tiempo boca abajo cada día hasta que se sienta cómodo volteándose por sí mismo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por luis eduardo barbosa