¿Puedes hacer ejercicio con un cuello uterino incompetente?

El ejercicio ofrece muchos beneficios durante el embarazo. Según el American College of Obstetricians and Gynecologists, puede mejorar el estado de ánimo, prevenir el dolor de espalda, mejorar el sueño y reducir el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Sin embargo, te han diagnosticado un cuello uterino incompetente, existen algunas razones por las que debes evitar el ejercicio. Respeta las recomendaciones del médico al pie de la letra.

Cuello uterino incompetente

El cuello uterino (el tubo estrecho en la base del útero que se conecta con la vagina) se mantiene largo, firme y cerrado a lo largo de la mayoría de los embarazos normales. Un tapón de mucosidad sella la entrada del cuello uterino, lo que brinda protección al feto. Hacia el final del embarazo, el cuello uterino comienza a ablandarse y dilatarse a fin de prepararse para el nacimiento del bebé. Sin embargo, si tienes un cuello uterino incompetente, se comenzará a ablandar sin dolor y dilatará mucho antes, por lo general, entre las semanas 16 y 24 del embarazo.

Riesgos

El cuello uterino incompetente es una complicación grave del embarazo que pone en riesgo la vida del bebé. Puede causar un aborto espontáneo o la ruptura del saco amniótico antes de llegar a término, a las 37 semanas. También puede provocar un parto prematuro en el que el bebé nace antes de las 32 semanas. Tienes mayor riesgo de desarrollar un cuello uterino incompetente si te has sometido a una cirugía en la zona, has tenido dilatación y legrado, padeces anormalidades uterinas o tienes antecedentes familiares de dilatación temprana del cuello uterino en embarazos anteriores.

Tratamientos

Un tratamiento frecuente para el cuello uterino incompetente es el cerclaje, una sutura que se coloca en el cuello uterino para evitar que se abra. La sutura se puede colocar a través de la vagina alrededor de las 13 semanas o mediante una incisión en el área del bikini entre las 10 y 16 semanas. Las suturas vaginales se deben retirar a las 36 semanas para permitir un parto normal. Las suturas abdominales requieren una cesárea pero permanecen en el cuerpo y serán efectivas para proteger embarazos en el futuro. Entre otros tratamientos se incluyen el reposo absoluto, los medicamentos que detienen el parto y el monitoreo constante de la longitud del cuello uterino mediante ecografías transvaginales.

Recomendaciones

Nunca debes hacer ejercicio si tienes un cuello uterino incompetente, así lo establece el Center for Physical Activity and Health de la Universidad de Tennessee en Knoxville. El ejercicio puede ejercer presión sobre el cuello uterino debilitado, lo que aumenta el riesgo de que se abra, acorte y ablande. Si has estado en reposo absoluto a causa de un cerclaje transvaginal o como tratamiento para el cuello uterino incompetente, deberás limitar el nivel de actividad física durante parte o la totalidad del día.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle johnson | Traducido por valeria d'ambrosio