¿Puedes seguir corriendo con dolor de glúteo?

Correr es una actividad de alto impacto que puede afectar a tu cuerpo, incluyendo a tus glúteos. El dolor de glúteo puede ir desde leve a severo y puede ser lo suficientemente fuerte como para que dejes de correr temporalmente. El dolor de glúteo tiene una variedad de causas que van desde sobre utilización hasta condiciones de la espalda baja. Este dolor no tiene porqué evitar que corras; hay una variedad de modificaciones y precauciones que puedes tomar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Visita a tu médico para recibir un diagnóstico.

    Visita a tu médico. Antes de intentar correr con dolor de glúteo, recibe un diagnóstico. El dolor de glúteo puede ser el resultado de su sobreutilización, del síndrome piriforme o del dolor de la articulación sacroilíaca. El dolor de glúteo también puede ser el resultado de la estenosis ciática o lumbar y otras condiciones de la baja espalda. Recibe permiso de tu médico antes de volver a correr.

  2. Atiende a terapia física.

    Atiende a terapia física, si te lo indica tu médico, o realiza ejercicios de cadera y glúteos. Los ejercicios pueden ayudar a reducir el dolor y a fortalecer tus glúteos y los músculos circundantes. Completa una rutina de flexión, rotación y extensión de cadera. Estira tus glúteos, aductores, el psoas, los cuádriceps y los tendones.

  3. Habla con tu médico acerca de dispositivos ortopédicos.

    Pregúntale a tu médico acerca de dispositivos ortopédicos. Estos podrían ser insertados en tus zapatos para correr para ayudar a absorber el impacto. Una mayor absorción de impacto puede ayudar a reducir el dolor de glúteos.

  4. Cambia la superficie sobre la que corres.

    Cambia la superficie en que corres. Comienza a correr sobre césped, tierra o en una pista. Las superficies más blandas reducen el impacto y el estrés que recibe tu cuerpo cuando corres.

  5. Recibe un masaje deportivo profundo.

    Recibe un masaje deportivo de tejido profundo. Un masaje deportivo podría ayudar a reducir la tensión muscular en la parte inferior de la espalda y los glúteos.

Consejos y advertencias

  • Reemplaza tus zapatos para correr cuando se desgasten o se dañen. Los zapatos desgastados no absorberán tanto impacto cuando corres.
  • Si el dolor persiste al correr, deja de hacer ejercicio y ponte en contacto con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por ana grasso