¿Puedes congelar los albaricoques?

Congelar a temperaturas de cero grados Fahrenheit (18 grados centígrados) preserva de forma efectiva la fruta joven y tierna para usarlas más adelante. Aunque algunas frutas son mejores cuando se congelan enteras, los albaricoques se congelan mejor cortados en mitades o en rodajas. Los albaricoques congelados se conservan hasta 12 meses cuando se envasan con jarabe o azúcar dentro de recipientes cerrados para guardado en el congelador. Después de ese tiempo, los albaricoques siguen siendo seguros para comer, pero el sabor y la textura comienzan a decaer.

Preparar para congelar

Los albaricoques deben ser cortados antes de congelarlos. Lava las frutas con agua fría antes de cortarlos por la mitad con un cuchillo afilado. Una vez que los albaricoques estén cortados en dos mitades, retira el carozo del centro con una cuchara y descártalos. Corta las mitades de los albaricoques en trozos pequeños, si lo deseas. Retira la piel de las rodajas de albaricoque deslizando el cuchillo entre la piel y la pulpa de la fruta. Descarta la piel después de quitarla.

Cuidados con la piel

Retirar la piel de las rodajas de albaricoque antes de congelarlas las mantiene blandas. Si prefieres dejar la piel en las rodajas, hierve las frutas para evitar que la piel se endurezca. Con cuidado coloca las rodajas de albaricoque en una olla con agua hirviendo y remoja por 30 segundos. Después de ese tiempo, retíralas con una pinza y pásalas directamente a un bol con agua fría para que se enfríen.

Preservar el buen aspecto

Cuando los compuestos dentro de la fruta se mezclan con el oxígeno, los albaricoques se ponen amarillos. Aunque esto no es perjudicial, puede ser poco atractivo cuando se comen. Remoja los trozos de albaricoque en una olla grande que contenga 3 g de ácido ascórbico por cada galón de agua mientras los estás preparando para congelarlos. El ácido ascórbico viene en forma de tabletas de vitamina C y en polvo, y ambos se pueden encontrar en los supermercados. Enjuaga los albaricoques en agua fría y escurre después de remojarlos.

Jarabe espeso

Envasa los albaricoques en jarabe espeso para conservar su textura durante el proceso de congelamiento. Para una carga de 9 pintas (4,3 l), lleva a hervir 5 tazas de agua y 3 1/4 tazas de azúcar. Vierte 1/2 taza de jarabe espeso en el recipiente para congelador, agrega las rodajas de albaricoque y luego llena el recipiente hasta 1/2 pulgada (1,3 cm) antes del borde con más jarabe. Agrega 3/4 cucharadas de ácido ascórbico al recipiente antes de cerrar la tapa y llevarlo al congelador.

Envasado con azúcar

Envasar con azúcar es una alternativa al jarabe espeso. Simplemente mezcla 2/3 tazas de azúcar granulada y 1/4 taza de ácido ascórbico en un bol grande. Agrega las rodajas de albaricoque al bol y mezcla, cubriéndolas con la mezcla de azúcar. Deja reposar la fruta hasta que el azúcar se disuelva, y luego agrega el contenido del bol en los recipientes para el congelador. Llena cada recipiente hasta 1 pulgada (2,5 cm) del borde y cierra antes de llevar al congelador.

Más galerías de fotos



Escrito por jonae fredericks | Traducido por maria eugenia gonzalez