¿Puedes comer carne de venado durante el embarazo?

Comer una dieta saludable y bien balanceada es esencial para ayudarte a respaldar un embarazo y es crucial para tu bebé por nacer, ya que le proporciona los nutrientes que necesita para crecer normalmente. Además de comer alimentos sanos, también necesitas prestar atención en cómo cocinarlos y servir los alimentos mientras que estás embarazada. La carne de venado es un ejemplo. Esta suministra nutrientes clave, pero debe ser cocinada adecuadamente para que sea seguro comerla mientras estás embarazada.

Carne de venado valiosa

La carne de venado es una buena fuente de proteína, un nutriente necesario para el proceso de crecimiento y desarrollo. Una porción de 3,5 onzas de carne de venado suministra 21,5 miligramos de proteína, que es aproximadamente el 30 por ciento de los 71 gramos de proteína que necesitas cada día durante el embarazo. Esa misma porción de carne de venado proporciona 2,9 miligramos de hierro, que es el 11 por ciento de los 27 miligramos de hierro que necesitas como parte de tu dieta diaria durante el embarazo. Obtener bastante hierro reduce tu riesgo de un parto prematuro y el riesgo de bajo peso de tu bebé al nacer. (Ver referencia 2) Una porción de 3,5 onzas de carne de venado suministra 6,6 miligramos de niacina, un nutriente que promueve el desarrollo normal de la piel y de los nervios. Esos 6,6 miligramos se traducen en un 37 por ciento de los 18 miligramos de niacina que necesitas como parte de tu dieta diaria durante el embarazo.

Preparación adecuada

Según el sitio web Pregnancy.org, la carne de venado es completamente segura durante el embarazo, siempre y cuando se cocine adecuadamente. Comerla cruda o poco cocida puede conducir a enfermedades transmitidas por los alimentos, que pueden enfermarte bastante y poner a tu bebé por nacer en peligro. Congelar la carne de venado no mata las bacterias dañinas, y cocinar la carne a una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit es la única manera de destruir las bacterias y garantizar esta sea segura para comer, según el U.S. Department of Agriculture. También ten cuidado con la carne de venado cruda. La contaminación cruzada de otros alimentos puede ocurrir si entran en contacto con el jugo de la carne de venado cruda o con la sangre. Usa tablas para cortar y utensilios diferentes al preparar los ingredientes, que no sean la carne de venado, para ayudar a prevenir esto.

Peligros y riesgos

Comer carne de venado cruda o poco cocida puede conducir a ciertas enfermedades que son potencialmente dañinos al bebé sin nacer. La toxoplasmosis es un ejemplo, de acuerdo con Pregnancy.org. Un parásito llamado toxoplasma gondii causa la toxoplasmosis, que es una infección de la sangre que puede causar parto prematuro, bajo peso al nacer, fiebre, ictericia, trastornos oculares, retraso mental y convulsiones. La carne de venado cocinada incorrectamente también puede causar salmonelosis, que puede ser mortal para el feto, según March of Dimes. E. coli es otra infección peligrosa que puede, en casos graves, causar daño celular e insuficiencia renal, dice el U.S. Department of Agriculture.

Unas cuantas consideraciones más

No descongeles la carne de venado a temperatura ambiente, como en el mostrador de la cocina, ya que la temperatura del aire caliente estimula que las bacterias crezcan en la carne. Descongela la carne de venado en el refrigerador, en un recipiente con agua fría o en el microondas con el ajuste de descongelación, recomienda el U.S. Department of Agriculture . A menos de que hayas descongelado la carne de venado en el refrigerador, no vuelvas a congelarla, porque esto también puede alentar que las bacterias crezcan. Otra consideración de seguridad es la salchicha de venado o cecina, que no siempre es segura para el embarazo, de acuerdo con Pregnancy.org. El U.S. Department of Agriculture sugiere que te apegues a la cecina producida en el comercio porque se calienta a temperaturas que destruyen las bacterias antes de que la sequen. No comas cecina que se haya hecho en casa o en la granja de alguien porque no hay manera de saber sin duda que la carne de venado se haya calentado correctamente.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por ariadna delgado