¿Puedes comer apio y arándanos si padeces diverticulosis?

La diverticulosis es una afección que ocurre cuando el revestimiento del intestino grueso y el colon comienza a desarrollar bolsas que sobresalen en áreas débiles. Con el tiempo, estas protuberancias se inflaman, irritan y duelen. Los alimentos que consumes tienen un impacto en la enfermedad. Existen algunos alimentos que debes evitar cuando padeces un ataque y entre ellos se incluyen los alimentos fibrosos, como el apio (celery) y los arándanos (blueberries).

Importancia

El National Digestive Diseases Information Clearinghouse informa que la mitad de los estadounidenses de más de 40 padece diverticulosis. Esta afección es más común a medida que se envejece, ya que la mitad de todos los estadounidenses de 60 años o más se ven afectados por esta enfermedad. Padecer diverticulosis puede ser doloroso y hasta incluso puede provocar infecciones, desgarros y sangrados del revestimiento.

Restricciones alimenticias

Quizás debas tener en cuenta ciertas restricciones dietarias cuando si padeces diverticulosis. La idea de una dieta para la diverticulosis es limitar la ingesta a alimentos blandos, líquidos y bajos en fibras. El apio y los arándanos contienen cantidades significativas de fibras, así que no son la mejor opción si padeces diverticulosis. Limitar las fibras en la dieta puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas y mejorar el pronóstico.

Apio y arándanos

Una taza de apio picado crudo aporta 1,6 gramos de fibras. Una taza de arándanos crudos aporta 3,6 gramos de fibras. Si quieres consumir estos alimentos, puedes volver a incorporarlos en tu dieta cuando los síntomas cesen. Debido a que la mayoría de las frutas y verduras se consideran ricas en fibras, incluidos el apio y los arándanos, tu médico puede recomendarte limitar su consumo hasta que la enfermedad esté bajo control.

Alimentación para tu afección

Una dieta rica en fibras puede ser beneficiosa para tu salud y el tracto digestivo una vez que la diverticulosis está controlada. Una dieta rica en fibras puede ayudar a prevenir la diverticulosis. Cuando la enfermedad mejora, trata de incorporar todas las fibras que puedas. A las mujeres, se les recomienda consumir 25 gramos de fibras por día, mientras que los hombres deben consumir 38 gramos diarios. Habla con tu médico para comprender mejor tus necesidades dietéticas y de fibras.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por valeria d'ambrosio