¿Puedes aumentar de peso por comer queso?

Cualquier alimento puede causar aumento de peso si se come en mucha cantidad, provocando que se consumas más calorías de las que necesita para tus actividades diarias. Si has ganado peso recientemente, el queso con su alto contenido de grasa y calorías, puede parecer ser la causa más probable. Sin embargo, el consumo de queso no es necesariamente la causa del aumento de peso cuando se consumen con moderación.

Cantidad de calorías

Incluso una pequeña cantidad de queso puede tener una gran cantidad de calorías. Una onza (31 gr) de queso de cabra, que es aproximadamente del tamaño de 3 dados o el pulgar, contiene alrededor de 128 calorías. Otros quesos ricos en grasa, incluyendo Gouda, Edam, Parmesano, Romano y el Roquefort, a menudo contienen más de 100 calorías por onza.

Densidad energética

El queso tiene alta en densidad energética, lo que significa que tiene una gran cantidad de calorías por gramo. Tienes una mayor probabilidad de consumir demasiadas calorías si la dieta contiene principalmente alimentos de alta densidad energética, como el queso. Los alimentos bajos en densidad de energía, tales como frutas y verduras, ocupan más espacio en el estómago, por lo que ayudan a que te sientas satisfecho, mientras consumes menos calorías. Esto hace que sean una mejor opción si quieres perder peso o mantener un peso saludable.

Resultado de las investigaciones

Si bien es posible que el consumo de queso puede causar aumento de peso, los estudios publicados en "el Nuevo Diario de Medicina" (The New England Journal of Medicine) en junio de 2011 y el " El diario de la clínica nutricional de Estados Unidos" (American Journal of Clinical Nutrition) en diciembre de 2006 no encontró una asociación entre el consumo de queso y del aumento de peso. D e hecho, el estudio "AJCN" descubrió que el consumo de cantidades moderadas de queso ayuda a la pérdida de peso.

Minimizando el riesgo

Puedes lograr que el aumento de peso sea menos probable consumiendo queso en forma moderada y eligiendo los que son bajos en calorías. Estos suele tener entre 60 calorías y 80 calorías por porción y al elegirlos reducirás las calorías a menos de 50 por porción, así es más fácil adaptar al queso a una dieta saludable. Si no te gusta el sabor de los quesos reducidos en grasa, come con menos frecuencia, porciones más pequeñas o los de sabores fuerte, como el parmesano o queso azul, que proporcionan un gran impulso sabor con sólo una pequeña cantidad.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por jose fortunato