¿Puedes agregar azúcar a una mascarilla facial de miel?

Si estás buscando una manera dulce de conseguir una piel radiante, no busques más que en la despensa de tu cocina. El azúcar y la miel, dos ingredientes principales, no son solo buenos en la comida sino que tu cara también los amará. Los granos del azúcar combinados con la riqueza de la miel dejarán tu piel suave, lisa y rejuvenecida.

Beneficios del azúcar

El azúcar es una sustancia natural y aunque utilices azúcar morena o blanca, es naturalmente abrasiva. En una entrevista con "Good Morning America", el Dr. Jennifer Ashton comenta que el azúcar es un exfoliante natural. Esto lo hace ideal para deshacerte de la piel seca y muerta de la cara. Frotar tu piel con azúcar se deshace de la piel vieja y alienta el crecimiento de las células nuevas de la piel. Esto deja tu piel suave y luciendo fresca.

Beneficios de la miel

La miel también es natural, así que no tendrás que preocuparte acerca de untarla sobre tu cara. De acuerdo con National Honey Board, la miel es un hidratante natural, lo que significa que atrae y retiene la hidratación en tu piel. También es antiséptica, por lo que mata las bacterias en tu piel. En su libro "The Honey Prescription: The Amazing Power of Honey as Medicine", Nathaniel Altman dice que la miel es alta en antioxidantes y combate los radicales libres en tu piel los cuales causan arrugas, líneas finas de expresión y otras señales de envejecimiento.

Mascarilla facial

Esta mascarilla básica de azúcar y miel es fácil de hacer pero poderosa para tu piel. Vierte 1 taza de azúcar morena en un tazón. Vierte 1/2 taza de miel y 1 cucharada de leche. Sumerge una bolita de algodón dentro de la mezcla y pásala sobre tu piel. Evita poner la mezcla en el área de los ojos. Deja que la mascarilla repose sobre tu cara por 20 minutos y luego lávala con un trapo suave y agua tibia.

Mascarilla facial de avena, azúcar y miel

Para más propiedades exfoliantes, agrega algo de avena al azúcar y la miel para crear una mascarilla facial. Combina partes iguales de azúcar, miel y avena en un tazón. Vierte una o dos cucharadas de leche para adelgazar la mascarilla como sea necesario. Coloca la mezcla sobre tu cara. Déjala reposar por 15 minutos antes de limpiarla con un trapo limpio y húmedo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por alejandra rojas