¿La pubertad es estresante?

La pubertad y el desarrollo psicosocial son los dos componentes principales de la adolescencia. La pubertad se refiere a los cambios biológicos y físicos por los que atraviesa el cuerpo. Regularmente comienza alrededor de los 12 años y termina a principios de los 20. Los cambios que ocurren incluyen el desarrollo de los pechos, el crecimiento muscular, cambios en las feromonas, desarrollo de vello púbico y alargamiento del esqueleto. Los adolescentes que atraviesan la pubertad frecuentemente experimentan un importante grado de estrés, que es resultado de las demandas fisiológicas, al igual que las respuestas psicosociales a los cambios que ocurren en el cuerpo. La pubertad y el estrés pueden influir entre ellos negativamente de forma cíclica.

Demandas físicas

Durante la pubertad, el cuerpo atraviesa cambios fisiológicos principales. Los adolescentes aguantan períodos de crecimiento rápidos y frecuentemente experimentan molestias en los huesos de brazos y piernas, conocidas como dolores de crecimiento. Algunas partes del cuerpo frecuentemente se desarrolla más rápido que otras, lo que en ocasiones es conocido como etapas incómodas de la pubertad. Esto puede incluir los cambios de voz, el crecimiento del vello púbico y el desarrollo temprano de los pechos, en las tallas de zapatos y un desarrollo temprano del vello facial. Conforme el cuerpo trata de acomodarse a ese rápido crecimiento y desarrollo, se puede ver abrumado con el trabajo y el estrés resultante debilita el sistema inmunológico. Una nutrición apropiada es especialmente importante durante la adolescencia, ya que la pubertad requiere un incremento en la ingesta calórica, pero también un límite en la comida chatarra y los aditivos artificiales. En el número de febrero de 2006 de "BMC Immunology", la Dra. Rebecca Lamason y sus asociados descubrieron que los hombres y las mujeres desarrollan respuestas inmunológicas específicas según su género al estrés.

El estrés y la edad del comienzo

Tarde o temprano el comienzo de la pubertad puede provocar una cantidad significativa de estrés en la vida de un adolescente. Además, el estrés infantil puede influir en la edad en que comienza la pubertad. Cuando las chicas se desarrollan antes que sus compañeros, esto puede provocar un estrés importante, dependiendo del apoyo social. En el número de mayo de 2008 "Abnormal Child Psychology", la Dra. Lisa Sontag y sus asociados descubrieron que las chicas que se desarrollan antes tienen niveles significativamente mayores de cortisol, la hormona del estrés. Los investigadores también descubrieron que estas chicas tenían menos habilidades para lidiar con las situaciones estresantes. El estrés preadolescente también puede jugar un papel en el inicio temprano de la pubertad. Science Daily, un sitio web científico y de salud, reporta que los niños que crecen en hogares estresantes comienzan la pubertad a una edad más temprana. Las predicciones importantes incluyen la ausencia de los padres biológicos y la presencia de hermanos adoptivos.

Hormonas y estrés

Las hormonas que son liberadas durante la pubertad y hacia la adultez juegan un papel significativo en la forma en que vivíamos con el estrés. La forma en que aprendemos a lidiar con el estrés durante la pubertad juega un papel significativo en el condicionamiento neural por el resto de nuestras vidas. Hay muchas hormonas sexuales asociadas con las respuestas al estrés y dan resultados específicos con el género. Los hombres tienen un mayor nivel de testosterona y pueden reaccionar al estrés con agresión, mientras que con las mujeres, las respuestas relacionadas con el estrógeno con mayor frecuencia dan como resultado la depresión. En el número de marzo de 2007 de "Nature Neuroscience", la Dra. Sheryl Smith y sus asociados encontraron que durante la pubertad, los adolescentes experimentan mayores niveles de estrés y ansiedad debido a una respuesta incondicional a las hormonas. Conforme los adolescentes se convierten en adultos, estas hormonas del estrés se adaptan para desencadenar un efecto tranquilizante en lugar de tensión y ansiedad.

Más galerías de fotos



Escrito por boyd bergeson | Traducido por laura de alba