Las pruebas médicas para la revisión del cuerpo que deberían realizarse los hombres de más de 30 años

Mantente saludable al cruzar la barrera de los 30.

Hay una escena la primera temporada de "Mad Men" en la cual Don Draper, de unos 35 años, visita a un médico y descubre que pude ser una bomba de tiempo. Tiene una presión sanguínea alarmentemente alta y considerando su hábito de fumar dos paquetes al día, su devoción diaria al whisky y al rye, además del estrés de mantener un enorme secreto y una gran cantidad de amantes, no tiene escapatoria. Y aún así se ve... bueno... como Don Draper. Eso, en resumidas cuentas, son los 30: aún puedes caminar, pero es una década más que se suma. El Dr. Gary Rogg, un internista en el Montefiore Medical Center del Bronx, Nueva York, resalta que hombres excepcionalmente saludables pueden desarrollar problemas cardíacos durante estos años sin darse cuenta. "Hemos sabido de autopsias realizadas a hombres jóvenes (que murieron, por ejemplo, en accidentes) que suelen tener signos de ateroesclerosis precoces", precursores de las enfermedades cardíacas. El examen físico anual se verá igual que el de hace 10 años --una evaluación del peso y la presión sanguínea, el corazón, los pulmones, los nodos linfáticos, la arteria carótida para buscar cualquier anormalidad como soplos cardíacos, problemas de respiración y problemas vasculares precoces-- pero se vuelve algo un poco más urgente. También debes realizarte el autoexamen testicular. Sorprendentemente, el cáncer en los testículos es más común en hombres jóvenes que en adultos mayores, dice Rogg.

Perfil del colesterol

Quizás ya te hayas hecho este importante examen. OK, creemos que no, por lo que es hora de que te hagas una prueba de sangre sobre las lipoproteínas que conciernen al colesterol bueno o HDL, y al malo, o LDL, así como también de los triglicéridos. El colesterol no es una enfermedad, es una evaluación que puede indicar un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

A lo que debes apuntar no es solo a mantener el LDL bajo (100 mg/dl es óptimo) sino a aumentar también el HDL a más de 60 mg/dl, según los estándares de la American Heart Association. Generalmente, un buen total es de 200 mg/dl o menos, y más de 240 se considera alto.

Medir tus triglicéridos, el tipo de grasa más común en tu cuerpo, es también algo clave, ya que obtener más de 150 mg/dl es motivo de preocupación. Un nivel alto de triglicéridos combinado con un HDL bajo o un LDL alto puede promover la aterosclerosis, la acumulación de depósitos grasos en las paredes de las arterias, lo cual aumenta el riesgo de sufrir ataques cardíacos e infartos. Esta prueba se vuele más importante si tienes un historial familiar de enfermedades cardíacas o si fumas.

BMI

Muchos hombres que eran delgados a los 20 ven cómo su abdomen ha ido aumentando. Revisar tu índice de masa corporal puede hacerte controlar tu problema de tener una barriga con grasa ahora, ya que esto puede estar vinculado con la posiblidad de luego tener problemas cardíacos.

Halla tu BMI con la calculadora del National Heart Lung and Blood Institute. Tu médico puede calcular este número en su oficina pero incluso si no o hace, debes saberlo, ya que un BMI alto sube tu riesgo de tener enfermedades cardíacas o presión sanguínea alta. diabetes tipo 2, cálculos biliares, problemas respiratorios y algunos tipos de cáncer. Siemplemente ten presente que las lecturas de BMI pueden sobreeestimar la grasa corporal en hombres que se entrenan mucho o tienen una complexión muy muscular.

Revisión de la piel

Ve a un dermatólogo, especialmente si has pasado mucho tiempo al aire libre pateando una pelota de fútbol en la playa pero sin suficiente protector solar. Míralo de esta manera: una revisión de cuerpo entero es mucho más pasable que perder una parte de tu nariz por un carcinoma de células basales dentro de 10 años. Las revisiones de la piel se suelen recomendar cada varios años.

Tu médico buscará cualquier lunar sospechoso que cumpla con el criterio ABCDE de la American Academy of Dermatology, y de los cuales también debes tener vigilados. A es por asimétrico, B por sangrado (por su nombre en inglés), C por un cambio (de color), D por diámetro (mayor a 6 nm) y E por estar en evolución.

Si piensas que sufrir cáncer de piel no es algo que te pueda pasar a ti, piénsalo de nuevo: las estadísticas de la CDC indican que la tasa de melanomas en hombros ha aumentado significativamente entre 1999 y 2008.

Foto: Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por denise schipani
Traducido por aurelius smith