Prueba de fuerza muscular

La fuerza es la capacidad de un músculo o grupo muscular para producir fuerza máxima. Para probar la fuerza de tus músculos, puedes utilizar una variedad de ejercicios y protocolos de prueba hasta que no puedas hacer otra repetición. Expresado como tu repetición máxima o 1RM para abreviar, la fuerza es una característica esencial en deportes como el fútbol, rugby, levantamiento de pesas y deportes de combate.

Idoneidad

Las pruebas de fuerza requieren un esfuerzo intenso con pesas pesadas. De acuerdo con el American College of Sports Medicine, los principiantes, los ancianos, los que sufren de hipertensión y las personas con problemas en las articulaciones se encuentran entre los que no deben realizar pruebas de fuerza. Las pruebas de fuerza son más adecuadas para los participantes avanzados y saludables que realizan entrenamiento de fuerza pesada sobre una base regular.

Tipos de pruebas

Las pruebas de fuerza pueden ser máximas o predictivas. Las pruebas máximas requieren que levantes pesos progresivamente más pesados ​​hasta que no puedas seguir adelante; el peso anterior al punto en el que no fue tu 1RM. Las pruebas predictivas estiman tu 1RM en base a tu rendimiento con un peso más ligero. Las pruebas de fuerza comunes incluyen el press de banca, peso muerto y sentadillas (squats), aunque casi cualquier ejercicio, como la máquina de extensiónes de pierna (leg extensions), se pueden adaptar a las pruebas de resistencia.

Consideraciones

En algunos casos, las pruebas de fuerza máxima pueden resultar en una lesión, por lo que es importante tener en cuenta los riesgos potenciales y los beneficios. La información obtenida de la prueba de fuerza puede ser útil para el diseño del programa o monitoreo del progreso. Sin embargo, si eres un corredor de larga distancia y la cantidad de peso que puedes hacer en sentadillas no es relevante para tu deporte, probablemente hay pruebas más seguras y más útiles que se pueden realizar, tales como la condición física aeróbica o la resistencia muscular.

Protocolo de pruebas de resistencia

Para que una prueba de fuerza sea significativa, la prueba debe ser repetible para que las pruebas posteriores se puedan comparar para medir el progreso del rendimiento. El atleta debe estar bien descansado y libre de lesiones para que pueda llevar adelante su mejor esfuerzo, el equipo utilizado debe ser idéntico cada vez que se repita la prueba y el ejercicio debe llevarse a cabo de una manera idéntica cada vez. Por ejemplo, al realizar el press de banca, si bajas la barra hasta el pecho durante la primera prueba, pero te quedas tres pulgadas corto al realizar una nueva prueba. La distancia recorrida del peso será menor y por lo tanto puedes ser capaz de levantar más peso; no porque seas más fuerte, sino porque hiciste la prueba más fácil.

Precaución

Para minimizar el riesgo de lesiones al realizar las pruebas de fuerza, siempre tienen observadores a la mano para tomar el peso de ti en caso de no completar una repetición. Siempre realiza cada ejercicio con buena forma y asegúrate de que calientas bien antes de intentar levantar pesos muy pesados. Realiza algo de cardio ligero, estiramientos dinámicos y algunas series progresivas más pesadas ​​del ejercicio de prueba para asegurarte de que tu cuerpo está preparado para las exigencias de las pruebas de fuerza.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por roberto garcia de quevedo