Prueba para el adolescente para identificar si es un matón

El bullying se desarrolla en la mayoría de las escuelas secundarias, pero aunque se le da mucha atención y asesoramiento a las víctimas de acoso escolar, los adolescentes acosadores suelen ser vulnerables y enojados, y necesitan apoyarse a sí mismos, de acuerdo con el sitio web BBC Health . Varias señales pueden indicar si un adolescente podría ser un matón.

Víctima

Los intimidadores pueden ser víctimas ellos mismos. Según el Centre for Children and Families in the Justice System, existe una fuerte conexión entre el comportamiento de intimidación y adolescentes testigos de comportamientos violentos en casa, sobre todo del padre, y la falta de calidez y apoyo de los padres. El sitio web BBC Health señala también esos matones adolescentes, ya que a menudo son víctimas de acoso escolar o abusan de ellos mismos, a menudo responden por intimidar a otros para ayudar a manejar su propio dolor y las inseguridades. Si los padres de un adolescente son matones, el adolescente puede copiar este comportamiento aprendido.

Populares

Los investigadores descubrieron que los adolescentes acosadores suelen ser jóvenes fuertes y psicológicamente populares que intimidan a los adolescentes más débiles para ganarse el respeto y la admiración de sus compañeros, según un estudio de 2003 publicado en la revista "Pediatrics", titulado "El acoso entre adolescentes jóvenes: el fuerte, el débil y el problemático". El estudio afirma los adolescentes populares tendían a ser varones más que niñas, acosando a otros sofocando y burlándose de los demás, difundiendo rumores desagradables, y comenzando peleas.

Falta de empatía

El sitio web Nemours TeenHealth sugiere que los adolescentes que intimidan a menudo tienen problemas mostrando empatía por los demás, habilidades sociales bajas y pobres habilidades de juicio. Así que puede ser difícil para ellos imaginar cómo sus víctimas sienten la intimidación. TeensHealth también señala que algunos matones adolescentes pueden tener un trastorno de personalidad y no entienden las emociones normales como la culpa o la compasión, y que los adolescentes necesitan ayuda profesional.

Sentirse enojado

Bill Rogers, profesor de educación en la Universidad de Griffith en Australia, afirma en su libro "La recuperación del comportamiento" que los adolescentes matones a menudo se sienten más enojados que sus compañeros. Responden a sentirse enojados gritando a sus padres e intimidando psicológicamente a sus compañeros, como burlas, o practicando la violencia física. Un adolescente puede tener muchas razones para estar enojado, como problemas familiares o dificultades con las tareas escolares, y puede carecer de la habilidad emocional para trabajar a través de los problemas de ira.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen maughan | Traducido por daniela laura arjones