La proteína de soya y la lactancia

Las mujeres que usan la proteína de soya durante la lactancia pueden hacerlo no sólo para aumentar su ingesta de proteínas en general, sino también para cosechar los beneficios a la salud que la soya ofrece. Mientras que muchas mujeres no tienen por qué preocuparse si incluyen la soya en su dieta, algunos bebés sufren de alergias a la soya. Cuando se pasan a la leche materna, las proteínas de soya pueden causar una reacción alérgica. Para las mujeres que utilizan la proteína de soya, esto no es común.

Necesidades de proteína para la lactancia

Las madres lactantes necesitan alrededor de 71 gramos de proteína cada día, de acuerdo con la Ohio State University. Esta cifra incluye no sólo la proteína que necesitan para mantener su cuerpo funcionando normalmente, sino la proteína adicional que alimenta la lactancia. Además, los bebés alimentados con leche materna necesitan las proteínas de la leche de su madre para el desarrollo. Aunque obtener esta cantidad de proteína no es tan difícil como puede sonar, algunas mujeres que están en dietas restringidas pueden necesitar un poco de ayuda extra en el logro de su meta diaria. Esto incluye a la vegetarianas, veganas y a las mujeres que simplemente no tienen un gusto por los alimentos ricos en proteínas.

Proteína de soya

La proteína de soya es un tipo de proteína vegetal que muchas personas utilizan tanto como una alternativa a la carne como por sus diversos beneficios para la salud. La proteína de soya se presenta en forma de frijol de soya y los productos de soya como el tofu y la soya en polvo son proteínas que se pueden añadir a los alimentos o bebidas. Según una revisión de la proteína de soya en el 2003 por el "Journal of Perinatal Education", la proteína de soya es la única fuente vegetal de los ocho aminoácidos esenciales. Los aminoácidos son los bloques constituyentes de las proteínas, y los tipos esenciales son aquellos que no se producen naturalmente en nuestro cuerpo. Además, las fuentes de proteína de soya también son a menudo ricas en otros nutrientes beneficiosos para las madres lactantes, como el calcio, hierro y fibra.

Soya y alergias

La soya tiene muchos beneficios, pero no siempre puede es apropiada para las mujeres en periodo de lactancia. Algunos niños tienen alergias a la soya. Según Kellymom.com, un recurso popular en linea sobre la lactancia materna, la alergia a la soya es una de las alergias infantiles más comunes. Para la mayoría de las mujeres que comen soya regularmente, sin embargo, hay poco motivo de preocupación; no es común que los bebés sean alérgicos a algo en la leche materna de su madre. Si tu bebé es alérgico a la soya, puede estar notablemente más inquieto después de que lo alimentas, o puede desarrollar una erupción importante. Los vómitos y la diarrea también son síntomas comunes de las alergias alimentarias en los bebés alimentados con leche materna. Las mujeres cuyos bebés muestran signos de reacciones alérgicas a la soya en la leche materna pueden tener que buscar proteína en otras fuentes hasta que terminen la lactancia.

Lineamientos para las madres en lactancia

La mayoría de las mujeres en periodo de lactancia pueden beneficiarse de la proteína de la soya y no es necesario preocuparse por la seguridad. Para la University of Michigan, mientras que los suplementos proteicos no siempre son necesarios, hay poco daño en su uso si puedes quemar toda la proteína extra que ingieres. Aún así, puedes integrar la proteína de soya en tu dieta sin tener que recurrir a los suplementos. Prueba algunos edamames como aperitivo por la tarde, o cambia tu leche de vaca por un vaso de la variedad de soya. Además de aumentar tu ingesta de proteínas, la soya es buena para el corazón y puede incluso jugar un papel en la prevención del cáncer.

Más galerías de fotos



Escrito por erica jacques | Traducido por sandra magali chávez esqueda