Cómo proteger la piel del sol sin pantalla solar

El protector solar protege tu cuerpo de los rayos UV que causan el cáncer, por lo que es importante que lo uses siempre que estés al aire libre. Eso es especialmente cierto en la playa y la piscina -el agua y la arena reflejan la luz del sol, por lo que es más probable quemarse sin protección-. Si dejaste el protector solar en casa, no hay necesidad de perder la oportunidad de las actividades al aire libre. Puedes prevenir una quemadura de sol al quedarte en la sombra y usando ropa protectora.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Ropa de manga larga
  • Detergente para la ropa repelente de rayos UV
  • Sombrero de ala ancha
  • Gafas de sol
  • Sombrilla

Instrucciones

  1. Usa ropa de manga larga cuando estés al aire libre. Unos pantalones y una camisa de mangas largas protegen tu cuerpo de los rayos del sol, los colores más oscuros protegen la piel mejor que los claros. Si estás en la playa o en la piscina y no puedes usar ropa de manga larga, cubre tu torso con una camiseta.

  2. Lava la ropa con un detergente repelente de UV. Estos detergentes cubren la ropa con una capa de cristales microscópicos. Los cristales impiden que los rayos UV penetren en el tejido y lleguen a tu piel.

  3. Ponte un sombrero de ala ancha antes de salir al sol. Tu cara se quema con facilidad, por lo que es importante cubrirla con un sombrero, especialmente si no estás usando protector solar. No uses sombreros de paja, ya que tienen pequeños agujeros que permiten que la luz pase a través.

  4. Protege tus ojos con gafas de sol que filtran los rayos UVA y UVB. Opta por gafas de envolventes para la mejor protección.

  5. Siéntate a la sombra todo lo que puedas cuando estás al aire libre. Busca la sombra bajo un toldo o un árbol. En la piscina o en la playa, quédate bajo una gran sombrilla.

  6. Evita salir a la calle en el horario de 10 a.m. a 3 p.m. Los rayos del sol son más fuertes durante este período de tiempo.

Consejos y advertencias

  • Para hacer tu propio filtro solar natural, combina 1/2 taza de aceite de almendras, 1/4 de taza de cera de abeja y 1/4 de taza de aceite de coco en un cuenco de cristal. Mezcla 2 cucharadas de mantequilla de Shea, 2 cucharadas de óxido de zinc no-nano en polvo y 1 cucharadita de aceite de vitamina E. Derrite los ingredientes en el microondas, o coloca el recipiente sobre una olla de agua caliente en la estufa. Mezcla los ingredientes y luego dejar que la mezcla se enfríe en la nevera durante una hora. Aplica como si fuera un protector solar regular. Vuelve a aplicar cada dos horas.
  • Puedes sufrir una quemadura de sol, incluso cuando está nublado o frío. También es posible quemarse cuando se está bajo el agua. Los rayos UV pueden incluso penetrar el cristal.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por mar bradshaw