Cómo proteger a los bebés de los carritos de compra sucios

Llevar a tu bebé contigo a la tienda de comestibles es una experiencia común, pero un problema potencial de gérmenes para tu pequeño. Durante un estudio en 2011 de la University of Arizona sobre los gérmenes en los carritos de compra, el 72% de los analizados tenía rastros de bacterias fecales en las manijas. Sin embargo, estos gérmenes no tienen que privarte de llevar a tu bebé contigo a la tienda. Proteger a tu bebé y a ti misma de las bacterias del carrito es rápido y fácil.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallitas desinfectantes
  • Cobertores de asiento

Instrucciones

  1. Utiliza paños desinfectantes para limpiar la manija del carrito, el asiento, la hebilla y cualquier parte de la trama que tu hijo pueda tocar.

  2. Utiliza un cobertor de asiento de carrito. Éstos están hechos para caber en la mayoría de los carritos, cubriendo el asiento y la manija completamente para proteger a tu hijo. Consumer Reports recomienda elegir un cobertor de carrito que pueda ser lavado en una máquina lavadora con agua caliente y detergente, lo cual deberías hacer después de cada uso.

  3. Limpia tus manos y las manitas de tu hijo antes de levantarlo del carrito. Muy probablemente has estado tocando algunas cosas infectadas durante la compra. Una limpieza rápida para ambos puede asegurar que las manos estén limpias antes de entrar en el coche.

  4. Cambia la ropa de tu bebé cuando llegues a casa. Incluso si utilizaste un cobertor de asiento, los gérmenes entran en el tejido con facilidad en un ambiente público. Vestir a tu hijo con un nuevo par de ropas después de ir de compras puede tranquilizarte.

Más galerías de fotos



Escrito por zora hughes | Traducido por gloria soto