Pros y contras de ser un entrenador personal

Los entrenadores personales atractivos y en forma son íconos glamourosos, tanto en la televisión como en la vida real, caminando alrededor del gimnasio dando órdenes. Pero al igual que cualquier otra carrera, tiene todo un conjunto de pros y contras por detrás. Aunque el entrenamiento personal puede ser una carrera saludable, gratificante y flexible, tiene algunas desventajas.

Horarios

Algunos gimnasios contratan entrenadores personales como empleados, en cuyo caso pueden exigirte que estés disponible en el gimnasio durante ciertas horas. En general, los entrenadores personales trabajan como contratistas independientes, ya sea en gimnasios o en la casa de sus clientes. Esto te permite negociar los horarios de las citas con cada cliente, pero como tienes que trabajar cuando tus clientes están disponibles, a menudo terminas trabajando a jornada partida, con citas antes y después de la jornada de trabajo 8-5 y tal vez una cita ocasional durante la pausa del almuerzo, pero no muchas dentro de ese horario.

Legalidad y la falta de respaldo

Una de las desventajas de trabajar como contratista independiente es que tienes que pagar tus propios impuestos. También puede que necesites tu propio seguro de responsabilidad civil, en función de tu lugar de trabajo y los términos exactos del contrato. Además, como no eres empleado, generalmente no tienes ningún respaldo si te enfermas, quieres vacaciones o tienes que atender una emergencia familiar. Una solución posible para esta falta de respaldo es el contacto con otros entrenadores que puedan atender a tus clientes durante tu ausencia.

Gratificación

No todos los clientes necesitan un cambio importante en su vida; algunos sólo quieren una sesión o dos para asegurarse de que están levantando pesas correctamente o sacando el mayor beneficio posible de sus entrenamientos. La vida de otros clientes cambiará como resultado de tu entrenamiento. Establecer y alcanzar un plan de pérdida de peso o una meta de acondicionamiento físico a largo plazo, puede proporcionarles un sentimiento de autoconfianza y de realización nunca antes experimentado. No llegas a llevarte el crédito por sus logros, pero consigues la gratificación de guiarlos en el camino hacia el éxito.

Acceso al gimnasio

Tanto si tienes un contrato o trabajas como empleado, ser entrenador en un gimnasio por lo general significa acceso gratis. Es posible que te sorprendas al descubrir que, después de todo un día de entrenar a otros en el gimnasio, la última cosa que quieres hacer es permanecer en la "oficina" para tu propio entrenamiento. Pero si no te importa pasar más tiempo en el gimnasio, estás esperando a algún cliente o simplemente necesitas hacer ejercicio rápido, tienes fácil acceso a las instalaciones del gimnasio. Y a veces ir cuando estás fuera de servicio o estar dispuesto a pasar el rato y responder preguntas – verifica antes con el personal del gimnasio si esto está permitido- puede ayudarte a reunir nuevos clientes.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por maría echenique