Los pros y contras de los empleos después de la escuela

En el 2008, el 24 por ciento de los estudiantes de secundaria de 16 años y mayores tenían empleo, según el National Center for Education Statistics. Un empleo después de la escuela puede proporcionar una manera para ahorrar para la universidad, pero también puede interferir con los estudios. Que el impacto de trabajar después de la escuela sea positivo o negativo depende sobre las circunstancias de cada estudiante, y los pros y contras de un empleo tienen que ser contrapesados cuidadosamente por el estudiante y su familia.

Ganar dinero

La mayoría de estudiantes quieren un trabajo para después de la escuela para ganar dinero. Muchos estudiantes ahorrarán la mayoría de sus ganancias para la universidad o para otro tipo de educación superior. Algunos ahorrarán para un vehículo, el combustible y los gastos del seguro que acompañan la compra. Algunos quieren gastar el dinero para actividades con amigos, ropa o juegos. Un empleo después de la escuela a menudo les da a los estudiantes de secundaria su primer prueba de independencia financiera.

Ganar experiencia

Un empleo después de la escuela es invaluable al proporcionarles a los estudiantes experiencia en el mundo laboral más allá de la casa y la escuela. Con un empleo, ellos pueden aprender responsabilidad, confianza y cómo trabajar con otros, todas habilidades que se transfieren a otras áreas de la vida según Cliffs Notes. Muchos estudiantes encuentran empleos en la industria del servicio donde también tienen que aprender a lidiar con el público, con un jefe y con compañeros de trabajo. Un estudio de 1998 del National Research Council y del Institute of Medicine encontró que los estudiantes que pudieron equilibrar la escuela y el trabajo aprendieron habilidades para manejar el tiempo que les permitieron trabajar cuando fueron a la universidad.

Hacer conexiones

Trabajar después de la escuela les ayuda a los estudiantes a hacer conexiones con adultos que pueden ayudarles después. Los supervisores pueden proporcionar referencias para futuros empleos o recomendaciones para becas. Stephanie Binder, consejera universitaria en la Beacon School in New York, dice que las conexiones con compañeros de trabajo pueden fomentar el desarrollo de habilidades interpersonales en un nivel diferente que las amistades que comparten con otros estudiantes.

Interferencia con la escuela

Por otro lado, los empleos después de la escuela pueden disminuir la cantidad de tiempo haciendo tareas escolares. Un estudio del 2007 por Kusum Singh, profesor de Educational Research and Evaluation en Virginia Tech, encontró que trabajar más de 15 horas a la semana tiene un efecto perjudicial en las notas académicas. Un anterior estudio por Singh, en el 2000, encontró que tener un empleo a tiempo parcial afectaba qué cursos podía el estudiante elegir. Los estudiantes con un horario de trabajo pesado pueden tener que tomar menos clases para mantener altas sus notas.

Menos tiempo personal

Además de tener menos tiempo para hacer tareas escolares, los estudiantes que trabajan también tienen menos tiempo personal. Tienen menos tiempo para pasar con amigos y para sus pasatiempos. Las actividades extracurriculares en la escuela pueden interferir con el horario laboral. Los estudiantes también pueden tener menos horas para dormir, ya sea porque trabajan hasta tarde o porque tienen que quedarse despiertos terminando tareas escolares.

Más galerías de fotos



Escrito por kira jaines | Traducido por ana maría guevara