Pros y contras de almuerzos más largos

La nutrición de los almuerzos en la escuela, o la falta de, es un polémico debate mientras la obesidad en los niños aumenta en los Estados Unidos. Parte de este debate se enfoca en la duración de los almuerzos, si deberían durar más para permitir que los niños tengan tiempo de comer, y coman más saludablemente. Tanto los pros como los contras existen en este debate.

Pro: Comida saludable

Poner una rebanada de pizza en el horno o unas papas en la freidora no toma mucho tiempo de preparación. Sin embargo, hacer almuerzos más saludables es mucho más elaborado para las cafeterías y los estudiantes. Por ejemplo, la escuela Greenville, S.C. instaló una barra de ensaladas en la cafetería, un opción saludable, pero una que consume más tiempo ya que los estudiantes deben de prepararla y después sentarse a comer, como reportó North Carolina's WSPA 7. Un almuerzo más largo permitiría a lo alumnos que disfruten de este saludable menú.

Contras: Días más largos

Añadir tiempo al almuerzo igualmente añade tiempo al día escolar, si es que los administradores no están dispuestos a recortar tiempo de otras actividades. Un día más largo de escuela implica que los niños tienen menos tiempo para realizar actividades después de clases, las cuales son un componente importante para mantener a los niños saludables. Además, un día más largo de escuela puede llevar a que los alumnos se cansen más rápido y que finalmente ese tiempo extra en el almuerzo no valga la pena.

Pro: Sin prisas

The Journal of Child Nutrition and Management, en un artículo publicado en el 2002 por Martha T. Conklin y otros investigadores, reporta que los niños de preescolar hasta el doceavo grado toman de siete a 10 minutos para tomar su almuerzo, no mucho en realidad. Con un almuerzo más largo, los estudiantes pueden comer tranquilamente y reconocer los síntomas cuando estén satisfechos, que no se presentan hasta 20 minutos después de comer. Los alumnos también pueden sacar ventaja de socializar con un almuerzo más largo.

Contra: Tiempo de clase perdido

Extender el almuerzo, sin extender el horario de clases, significa quitar tiempo a las clases. Los estudiantes pasarían más tiempo en la cafetería y menos en el salón de clases. Aunque esto puede beneficiar sus habilidades para socializar, no les ayudará en el área académica. Los maestros tendrían que adaptar su plan de estudios a clases más cortas, lo cual puede ser todo un reto para cubrir todo el material del año.

Otras cosas a debatir

Existen otros pros y contras con respecto a este debate. Si se permite un almuerzo más largo los estudiantes de preparatoria podrían dejar las instalaciones, y pueden igualmente optar por comida poco saludable; por otro lado, este tiempo extra les puede permitir buscar opciones más saludables que aquellas en la cafetería. Aquellos en contra de los almuerzos largos pueden argumentar que el corte de presupuestos se verá afectado ya que habría que contratar más cocineros y comprar ingredientes más caros. Los que están a favor también pueden citar los beneficios que presenta un descanso más largo de los rigores de las clases.

Más galerías de fotos



Escrito por barbie carpenter | Traducido por mariana perez