Cómo hacer tu propio suavizante de cutícula

Hacer tu propio suavizante de cutícula es tan simple como calentar un poco de aceite de oliva. Pero puedes mejorar y personalizar esta receta agregando algunos otros ingredientes que probablemente ya tienes en casa o que puedes comprar por unos cuantos dólares en cualquier tienda de suministros cosméticos naturales. Este tipo suavizante de cutículas simple, barato y fácil de hacer, puede almacenarse en un pequeño frasco hasta que lo necesites y es un gran regalo para casi cualquier ocasión o festividad.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Frasco pequeño o botella de plástico con exprimidor
  • 3 cucharadas de aceite de oliva u otro aceite que sirve como vehículo
  • Tazón pequeño
  • 1 cucharada de aceite de coco o mantequilla de cacao (opcional)
  • Glicerina
  • 2 o 3 gotas de aceite esencial (opcional)

Instrucciones

  1. Frasco de vidrio.

    Compra o limpia y reutiliza un frasco pequeño o botella de plástico con exprimidor para guardar el suavizante que estás por hacer. Si reutilizas un frasco de cosméticos, esterilízalo colocándolo en el lavaplatos.

  2. Calienta el aceite.

    Calienta en un tazón pequeño hasta 3 cucharadas de tu aceite excipiente favorito en un calentador para aceites, a baño maría o en el microondas por unos cuantos segundos. El aceite de oliva es ideal, pues es barato, efectivo y es fácil de encontrar, pero el aceite de jojoba y el de almendra son opciones populares.

  3. Agrega glicerina.

    Agrega una cucharada de aceite de coco o mantequilla de cacao al aceite calentándose, para ayudar a espesar el suavizante. Acompaña el líquido con una porción igual de glicerina, para ayudar a mezclar los aceites.

  4. Agrega aceites esenciales.

    Quita el aceite o aceites calientes de la fuente de calor (si usas un calentador o un baño maría). Mezcla dos o tres gotas de aceite esencial, como eucalipto, lavanda o rosas.

  5. Tendrás manos suaves.

    Usa el suavizante de cutícula remojando primero tus manos en agua tibia por un par de minutos y luego dando un masaje a tus cutículas con el suavizante. Deja que trabaje por unos 10 minutos y luego recorta las cutículas cuanto sea necesario. También puedes simplemente dar un masaje a tus cutículas con el aceite antes de dormir. Guarda el sobrante en el frasco o la botella de plástico.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por eduardo moguel