Cómo hacer tu propio desenredante orgánico y natural para el cabello

Quitar los nudos difíciles temprano en la mañana puede ser una pesadilla recurrente, especialmente si tu cabello es largo y fino. No es necesario pagar mucho por los desenredantes para quitar los enredos y los nidos de pájaro de tu cabello. En su lugar, puedes hacer tu propio desenredante orgánico y natural que dejará tu cabello suave y con un aroma agradable. Este producto no contiene químicos y es lo suficientemente suave como para que lo usen los niños, sin irritar el cuero cabelludo delicado.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • 1 taza de agua destilada
  • Botella de plástico con atomizador
  • 2 o 4 gotas de glicerina
  • 2 cucharaditas de gel de aloe vera
  • 28 a 30 gotas de aceite de semillas de pomelo
  • 2 a 5 gotas de aceite esencial
  • 1 taza de agua de lavanda
  • 1 cápsula de vitamina E
  • 1/2 cucharadita de aceite de jojoba

Instrucciones

  1. Coloca una taza de agua destilada en una botella de plástico con atomizador. Agrega de dos a 4 gotas de glicerina, 2 cucharaditas de gel de aloe vera y 28 a 30 gotas de aceite de semillas de pomelo.

  2. Agrega 3 a 5 gotas del aceite esencial de tu preferencia. El de romero, el de manzanilla, el de lavanda, el del árbol del té y el ylang ylang son opciones benéficas de aceites esenciales para el cabello.

  3. Agita suavemente la botella para mezclar los ingredientes y luego agítala nuevamente antes de cada uso.

    Desenrredante de lavanda

  1. Coloca una taza de agua de lavanda en una botella de plástico con atomizador. Busca el agua de lavanda a través de proveedores de productos herbarios o en tiendas que vendan cosméticos naturales y orgánicos.

  2. Agrega el contenido de una cápsula de vitamina E y 1/2 cucharadita de aceite de jojoba. Agita la botella para distribuir los aceites.

  3. Almacena el desenredante de lavanda en un armario o en cualquier lugar oscuro y fresco cuando no lo usas. Agita la botella antes de cada uso y luego rocía ligeramente el cabello antes de peinarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por alejandra prego