Cómo hacer tu propio bálsamo labial orgánico

Para cualquier sabor que te guste, bueno, existe un bálsamo. Desafortunadamente esos bálsamos están llenos de ingredientes no orgánicos, espesantes químicos y aditivos, saborizantes o colorantes que puedes no querer poner sobre tu rostro. Las buena noticia es que los bálsamos labiales son fáciles de hacer en casa. Puedes escoger tus propios ingredientes orgánicos y experimentar con tus propias combinaciones de sabor para elaborar un producto personalizado que es tanto seguro como divertido.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cera de abejas orgánica
  • Aceite orgánico
  • Saborizantes o edulcorantes orgánicos (opcional)
  • Jugo de remolacha orgánico (opcional)
  • Tubos de bálsamo labial o potes con tapa.

Instrucciones

  1. Añade 6 cucharadas de cera de abeja orgánica a una cacerola a baño maría y permite que se derrita. Revuelve 10 cucharaditas del aceite portador de tu elección. Retira la cacerola del calor y permite que tu mezcla de cera y aceite se enfríe hasta que se endurezca por completo.

  2. Prueba la consistencia de tu bálsamo. Si quedó demasiado sólido, vuelve a derretir la mezcla y añade más aceite, una cucharadita a la vez. Si queda demasiado brilloso o aceitoso, vuelve a derretir la mezcla y añade más cera, una cucharadita a la vez. Continúa calentando y enfriando hasta que estés satisfecha con la textura del bálsamo. Anota las medidas finales para que puedas saltarte este paso la siguiente vez.

  3. Derrite el bálsamo de nuevo hasta que quede apenas derretido y a temperatura sólo un poco por encima de la ambiental. Revuelve una a dos cucharaditas de edulcorante. Revuelve hasta 15 gotas de tus aceites esenciales o edulcorantes orgánicos.

  4. Añade unas cuantas gotas de jugo de remolacha orgánica para añadir color a tu bálsamo. Continúa añadiendo hasta que logres el color deseado. Sáltate este paso si prefieres un bálsamo transparente.

  5. Vierte la mezcla en potes o tubos y permite que el bálsamo se endurezca hasta que esté completamente sólido. Almacénalo en un lugar fresco, ya que los aceites se derriten si los guardas en tu bolsillo o en un automóvil caliente.

Consejos y advertencias

  • Escoge un aceite portador orgánico como aceite de almendras dulces, aceite de jojoba, aceite de oliva o aceite de semilla de cáñamo. Evalúa diferentes aceites en cuanto a sensación, viscosidad y aroma para determinar cual prefieres. Busca aceites prensados en frío, los cuales están menos procesados y son de mejor calidad. Busca las palabras "orgánico certificado" en la etiqueta, de acuerdo a AromaWeb, no sólo "orgánico" o "ingredientes orgánicos".
  • Los edulcorantes y saborizantes, como azúcar o miel orgánicas, son opcionales, pero pueden mejorar el sabor de tu bálsamo. Los aceites orgánicos, como el aceite de menta también pueden proveer una sensación refrescante a los labios, como en algunos bálsamos comerciales.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por karla m. gonzález