Propiedades medicinales del cúrcuma

Aunque estés familiarizado con la cúrcuma como especia culinaria, puede ser que no sepas que también es parte de la medicina tradicional desde épocas antiguas. Producida del grueso tallo subterraneo, o rizoma, de un una planta asiática (curcuma longa), la cúrcuma contiene varios ingredientes biológicamente activos, incluyendo uno llamado curcumina, cuyas propiedades medicinales han sido el tema de investigaciones modernas.

Una larga historia

Los practicantes de la medicina asiática herbolaria usan la cúrcuma para mejorar la memoria, aliviar el dolor de la artritis y para tratar el cáncer. También a veces se recomienda para mejorar la circulación de la sangre o aliviar los padecimientos digestivos. De acuerdo con el Linus Pauling Institute, el rizoma contiene un número de compuestos, incluyendo un grupo de químicos, los curcuminoides, los cuales son antioxidantes. Estos compuestos naturales ayudan al cuerpo a liberarse de radicales libres potencialmente dañinos que con el tiempo pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer y otros desórdenes. La curcumina es el elemento de más importancia en la especia y se estudian su propiedades medicinales y posibles beneficios.

Posibles propiedades contra el cáncer

La curcumina puede ayudar a prevenir el desarrollo del cáncer, deteniendo su posible desarrollo inicial o propagación a través del cuerpo. Varios estudios con animales, que fueron resumidos en un artículo publicado en Antioxidants and Redox Signaling, encontraron que la curcumina detiene o ralentiza el crecimiento de células cancerosas en animales y en células cultivadas a través de varios mecanismos diferentes. Un estudio con seres humanos publicado en 2008 en Clinical Cancer Research encontró que varios participantes con cáncer avanzado en el páncreas y que la consumieron diariamente, experimentaron un crecimiento más lento o una regresión parcial del cáncer. Estos resultados son promisorios, pero preliminares y se necesita más estudio de este posible beneficio anti-cáncer.

Buena para el corazón

Las propiedades antioxidantes de la curcumina pueden ayudar también en la prevención de la arteriosclerosis, bajando tu riesgo de padecer una enfermedad arterial coronaria y, como consecuencia, ataques del corazón. El nivel alto de lipoprotéina de baja densidad o LDL (colesterol malo) puede formar un depósito de grasa llamado "placa" en tus arterias, estrechándolas e interfiriendo con el flujo de sangre. Un estudio publicado en 2005 en Medical Science Monitor encontró que los animales de laboratorio alimentados con una dieta alta en colesterol que incluía curcumina disminuyeron sus niveles de LDL y aumentaron sus niveles de HDL (colesterol bueno) comparado con un grupo de placebo. Estos resultados positivos sugieren que la curcumina puede tener beneficios importantes para el sistema circulatorio, aunque hacen falta pruebas clínicas grandes con seres humanos para confirmar esta posibilidad.

Uso y precauciones

La cúrcuma se encuentra generalmente disponible en las tiendas de alimentos para la salud en forma de polvo en capsulas, usualmente estandarizadas por su contenido de curcumina. Aunque no ha sido establecida un dosis exacta, en Linus Pauling Institute indican que los complementos de cúrcuma generalmente son considerados seguros y sin efectos secundarios negativos, aun a dosis tan altas cómo 12 gramos al día. Su seguridad no ha sido establecida durante el embarazo o la lactancia y puede interactuar con algunos medicamentos, incluyendo los adelgazantes para la sangre y medicamentos contra el cáncer. Si tienes alguna duda sobre la curcumina o las propiedades medicinales de sus componentes, habla con tu doctor familiar para decidir su puede ser útil o no.

Más galerías de fotos



Escrito por joanne marie | Traducido por maria del rocio canales