Las propiedades curativas del aceite de orégano

El aceite de orégano proviene de las hojas de plantas de orégano Origanum vulgare, que pertenecen a la familia de la menta. El orégano crece de manera silvestre en las regiones mediterráneas, donde ha sido valorado por sus propiedades curativas. La palabra orégano significa "alegría de la montaña". Los antiguos griegos usaban esta hierba para el tratamiento de dolores de cabeza, indigestión, convulsiones y heridas. Hoy en día, el aceite de orégano es valorado por sus propiedades antioxidantes, antibacterianas y antifúngicas. Consulta con tu médico antes de usar el aceite de orégano para el tratamiento de problemas de salud específicos.

Antioxidantes

Según "The Cure is in the Cupboard", un libro escrito por Cass Ingram, M.D., el aceite de orégano es un potente antioxidante, lo que significa que podría destruir los radicales libres que causan el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y enfermedades del corazón. El aceite de orégano funciona como un antioxidante debido a varios compuestos potentes, incluyendo el ácido rosmarínico, ácido hidroxicinámico, ácido p-hidroxihidrocafeico y el ácido labiático. The American Cancer Society añade que la hierba de orégano contiene cerca de 30 veces más capacidad antioxidante que las naranjas y 42 veces el poder antioxidante de las manzanas.

Propiedades antibacteriales

De acuerdo con el Medical News Today, científicos de la Universidad del Oeste de Inglaterra en Bristol, Inglaterra, descubrieron que el aceite de orégano tiene propiedades antibacterianas más fuertes que muchos antibióticos recetados. El informe indica que el aceite de orégano puede incluso matar a las bacterias poderosas que causan la "superbacteria" resistente a la meticilina llamada Staphylococcus aureus, o MRSA. Drugs.com añade que el aceite de orégano efectivamente mata a otras bacterias, incluyendo E. coli, Salmonella, Proteus y la bacteria Helicobacter pylori, que se cree que causa la gastritis y las úlceras pépticas. El Dr. Ingram afirma que el aceite de orégano ofrece tales propiedades antibacterianas potentes, ya que contiene timol y carvacrol, dos fenoles que también actúan como antisépticos potentes.

Habilidades antifúngicas

El timol y el carvacrol que se encuentran en el aceite de orégano también parecen tener propiedades antifúngicas. De acuerdo con Drugs.com, incluso pequeñas concentraciones de aceite de orégano pueden inhibir el crecimiento de las cepas de Aspergillus y los hongos del género Penicillium. El dr. Ingram añade que los dos fenoles también matan con eficacia el hongo Candida albicans, que causa varios tipos de infecciones por hongos. Mientras que Candida albicans se produce naturalmente en el cuerpo humano, su crecimiento puede llegar a ser excesivo debido a diversos factores, incluyendo medicamentos antibióticos, un consumo elevado de azúcar, la quimioterapia y el estrés.Para el tratamiento de las infecciones por hongos tópicos, aplica aceite de orégano directamente al sitio infectado varias veces al día. Para tratar infecciones por hongos internos, el Dr. Cass Ingram recomienda colocar unas gotas de aceite de orégano debajo de la lengua dos o tres veces al día. Consulta con tu médico antes de tratar las infecciones vaginales por hongos con aceite de orégano.

Otras propiedades curativas

El dr. Cass Ingram informa que el carvacrol y el timol pueden ayudar a matar a varios parásitos intestinales, como la tenia, lombrices, anquilostomas y lombrices. Drugs.com señala efectos antiespasmódicos del aceite de orégano, afirmando que el carvacrol y el timol parecen estabilizar las membranas musculares. El aceite de orégano también parece tener propiedades antiinflamatorias fuertes. The Wolfe Clinic sugiere que el aceite de orégano puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor causado por la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica (SFC). El dr. Ingram está de acuerdo, agregando que el aceite de orégano también puede ayudar a las personas con artritis reumatoide (AR). Puedes ayudar a reducir la inflamación untando directamente aceite de orégano en las articulaciones o en los músculos afectados.

Más galerías de fotos



Escrito por amber kelsey | Traducido por sandra magali chávez esqueda