Cómo hacer tu propia malteada de proteínas con un huevo

Las malteadas de proteína pueden ayudar a reparar los músculos dañados por el ejercicio o el levantamiento de pesas. Una forma poco costosa y baja en calorías para agregar proteína a una malteada es con claras de huevo o, si prefieres el sabor y necesitas las calorías, huevos enteros. Para aquellos que no les gusta la proteína de suero o de soya, las claras de huevo pueden ser la solución. Se mezclan fácilmente con las malteadas a base de jugo o leche y su sabor puede cubrirse con fruta fresca o mantequilla de nuez.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Fruta fresca
  • Huevos o claras de huevo
  • Mantequilla de frutos secos
  • Agua o jugo
  • Licuadora
  • Taza medidora (opcional)
  • Hielo (opcional)

Instrucciones

  1. Agrega el líquido a la licuadora primero para ayudar a conseguir una mezcla más uniforme. La cantidad de líquido que agregues depende de la consistencia que desees para la malteada y el contenido de agua de la fruta que agregues. Empieza con media taza y agrega más si la malteada está demasiado espesa.

  2. Separa las claras de huevo de las yemas para agregar proteína sin grasa y calorías adicionales. Agrega de una a tres claras de huevo y una sola yema si quieres. Si te preocupa usar huevos crudos, usa claras de huevo tratadas de un cartón con un pico vertedor.

  3. Endulza tu malteada con fruta. Algunas opciones que ayudarán a enmascarar el sabor del huevo son la piña, el coco, los plátanos y las moras.

  4. Agrega una cucharada de mantequilla de frutos secos natural sin sal para proteína y sabor extra, o incluye un puñado de nueces.

  5. Llena la licuadora tanto como quieras con hielo y acciónala hasta que tu malteada tenga la consistencia que quieres. Si está demasiado espesa, agrega un poco más de líquido.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por alejandro moreno