Cómo hacer tu propia cuerda de saltar

Saltar la cuerda es un ejercicio cardiovascular vigoroso y eficaz. Muchos atletas saltan la cuerda como calentamiento o como parte de su rutina de ejercicios. Puedes saltar la cuerda en cualquier lugar además de que puedes quemar más de 600 calorías por hora. Al hacer tu propia cuerda en casa puedes personalizar la longitud, el peso y los materiales así como también te puedes ahorrar dinero al no tener que comprar una.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cuerda de nailon, cuero o plástico
  • Abalorios de plástico
  • Mangos de plástico o tubería PVC de 1/2 pulgada (1,27 cm)
  • Tijera

Instrucciones

  1. Elige cuerdas hechas de plástico, cuero o nailon. Puedes comprar la mayor parte de estas en una ferretería. Las cuerdas de cuero tienden a girar más rápido pero también puedes golpearte a tí mismo accidentalmente con ella. Escoge un material que sea cómodo para ti.

  2. Decide si quiere abalorios que cubran la cuerda. Al agregar abalorios de plástico rectangulares añades peso a la cuerda así que será más fácil balancearla. También harán un ruido cada vez que toquen el suelo, lo que puede facilitar el conteo. Puedes comprar los abalorios en una tienda artesanal.

  3. Mide la longitud de la cuerda. Una buena regla de oro para la medida de una cuerda de saltar es que tenga dos veces la distancia de los pies al cuerpo. Párate encima del centro de la cuerda con los dos pies y tira cada lado hasta alcanzar las axilas. Corta la cuerda en cada lado.

  4. Introduce los abalorios en la cuerda si decides usarlos.

  5. Añade un mango de plástico en cada extremo de la cuerda de saltar. Puedes comprar mangos en las tiendas de manualidades o puedes cortar una pieza de 4 a 5 pulgadas (10 a 12 cm) de tubo de PVC de 1/2 pulgada (1,27 cm). De igual manera, puedes conseguir mangos ponderados en una tienda de artículos deportivos que harán sentir la cuerda más pesada al girar, así que hacer el ejercicio será más desafiante para la parte superior de tu cuerpo. Asegura cada extremo con un nudo fuerte.

  6. Prueba la cuerda para saltar. Debe sentirse cómoda y fácil de mover. Si te tropiezas en exceso con ella, es posible que sea demasiado larga. Puedes ajustar fácilmente su longitud desatando el nudo y acortando la cuerda.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah dunham | Traducido por jane laury