¿Qué tan pronto la grasa de mi estómago se convertirá en abdominales?

Cuando las vacas vuelen. Eso, por desgracia, es la respuesta a la pregunta del título. Las células de los músculos y de la grasa son dos entidades diferentes y no se transforman entre ellas. Este mito común de tonificar algún punto ha vendido muchas máquinas domésticas para abdómen publicitadas en la TV nocturna. Pero aquellos que sueñan con una tabla de lavar en su estómado, deben cumplir un proceso de dos pasos: perder grasa y formar masa muscular.

Grasa

El propósito de la grasa es aislarte del frío y proveerte de energía durante la falta de comida. Todos requerimos una mínima cantidad de grasa para estar saludables, del 10 al 13 por ciento del peso de tu cuerpo si eres mujer y del 2 al 5 por ciento si eres hombre. Las mujeres necesitan más grasa para mantener su salud reproductiva. Para un acondicionamiento en general, las mujeres deben tener del 21 al 24 por ciento de grasa, y los hombres, del 14 al 17 por ciento. Si consumes más calorías de las que quemas, tu cuerpo almacena ese exceso de energía como células de grasa. Mientras mayor cantidad de calorías consumas, más grandes serán las células de grasa. Si utilizas esta energía almacenada comiendo menos y ejercitándote más, tus células de grasa se acortarán.

Masa muscular

Contrario a la grasa, el tejido activo llamado músculo requiere combustible para mantenerse. Entonces, al formar masa muscular en tu cuerpo, quemas más calorías. Desarrollar masa muscular requiere un duro trabajo, como cortar leña o entregar pesados paquetes. O, puedes pasar tiempo en el gimnasio levantando pesas, haciendo flexiones de brazos y balanceando kettlebells (halterios).

Cambiando grasa por músculo

Matt Danielsson, un entrenador personal y levantador de pesas, comenta sobre el problema de intentar perder grasa simultáneamente a desarrollar músculo. Mientras que el perder peso requiere que disminuyas tu ingesta de calorías, agregar músculo necesita combustible. Danielson sugiere primero formar algo de músculo a la vez que comes saludablemente pero con alimentos sustanciales como la pasta. Una vez que has ganado masa muscular, reduce tu consumo de calorías. Mantente con un régimen de entrenamiento de resistencia para mantener tu masa muscular. Recuerda, más masa muscular significa más calorías quemadas.

Consejos y consideraciones

Las dietas drásticas no son ni seguras ni efectivas. Toma un enfoque sensible, logrando perder no más de una libra por semana. El entrenamiento con pesas también necesita un buen sentido. No entrenes tan duro que puedas lastimarte. Verifica con tu doctor sobre iniciar un nuevo ejercicio o un programa de dietas. El entrenador de acondicionamiento físico Josh Henkin recomienda que los dietistas coman más frecuentemente pequeñas cantidades que incluyen muchos vegetales verdes. Evita la comida chatarra y cualquier cosa que esté altamente procesada.

Más galerías de fotos



Escrito por teresa bergen | Traducido por elizabeth garay ruiz