Cómo promover la unión entre hermanos

Si estás preocupada porque tus conflictivos hijos están condenados a una vida de disgusto entre ellos, puedes estar tranquila al saber que todos los hermanos pelean y discuten todo el tiempo, según destaca el Illinois Early Learning Project. Sin embargo, no vas a querer dejarlos por su cuenta para tener una buena relación. Tómate el trabajo de promover un lazo fuerte entre hermanos, y si empiezas desde que son jóvenes, permanecerán como amigos mientras van creciendo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Trata a tus hijos de igual manera. No te tientes en compararlos porque eso los enfrentará y creará un ambiente de competencia. Deja que tus hijos sean ellos mismos, pero celebra el talento y éxito de cada uno por igual, recomienda la University of Michigan Health System.

  2. Deja que tus hijos resuelvan sus problemas menores entre ellos. No te metas cuando empiecen a discutir. En cambio, dales la oportunidad de resolver sus problemas. Al aprender tus hijos a comprometerse y a trabajar por un bien común juntos, estarán formando vínculo. Si no pueden resolver el problema ellos mismos, entonces podrás intervenir y ofrecer ayuda.

  3. Anima a tu hijo mayor a que cuide del hijo menor. Cuando los hermanos mayores se sienten necesitados e importantes por los hermanos menores, desarrollan un vínculo cercano, ya que el mayor ayuda al menor a pasar por cosas por las que él ya vivió, como ir a la escuela por primera vez o asistir al dentista. El hermano mayor aprende a cuidar al hermano menor y el hermano menor aprende que su hermano lo protege, por lo que se da una situación en la que todos ganan.

  4. Resalta las cosas buenas de cada hermano. Por ejemplo, comenta sobre el apoyo del hermano cuando le ayuda al otro en su tarea, o qué bueno es un hermano cuando comparte sus cosas con el otro. La unión de tus hijos depende de sus habilidades para ver las cualidades positivas que el otro posee, y remarcarlas ayuda a tus hijos a ver lo bueno en el otro. Alienta a tus hijos a reconocer al otro hermano, también.

  5. Habla con tus hijos sobre la importancia que cada uno tiene. Recuérdales que pueden ser más que hermanos, pueden ser mejores amigos. Enséñales que los hermanos son para siempre y recuérdales esto cuando se sientan frustrados entre ellos.

  6. Encuentra un equilibrio entre el tiempo que pasan juntos y el que están solos. Planea actividades, como una tarde en un lugar de juegos o una visita al zoológico, que los niños disfrutarán juntos, pero también permíteles tiempo solos. Cuando los hermanos se ven forzados a pasar tiempo juntos, pueden empezar a resentirse, pero cuando les das la libertad de estar solos, aprecian más el tiempo que pasan juntos.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por elizabeth garay ruiz