Cómo promover un comportamiento positivo en los niños con problemas de aprendizaje

La discapacidad de aprendizaje de tu hijo puede tener un impacto no sólo en sus resultados académicos, sino también su comportamiento dentro y fuera del aula. Los niños con trastornos de aprendizaje a menudo se sienten frustrados e impotentes en ambientes académicos, sugiere Tobey Shaw, ex director de la Escuela Frostig, una escuela para niños con dificultades de aprendizaje, en Pasadena, California. Esos sentimientos, le dijo Shaw a un escritor para el Centro Nacional de Dificultades de Aprendizaje, pueden conducir a conductas disruptivas. Si notas un patrón de mala conducta en tus hijos discapacitados en el aprendizaje, puedes influir en sus acciones mediante la promoción de un comportamiento positivo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Anima a tu niño a desarrollar una estrecha relación con su maestro. El mal comportamiento en los niños con problemas de aprendizaje a menudo es más grave cuando se sienten sin apoyo. Ayuda a que tu hijo sienta que tiene un aliado en el aula, fomentando que hable con su maestra si se frustra, y recordándole que le importa a su profesor.

  2. Utiliza las estrategias en la casa que el profesor utiliza en el aula. La consistencia es la clave para modificar el comportamiento. El uso de un sistema que refleje el que usa la escuela de tu hijo mejora su comprensión del sistema en su conjunto y refuerza lo que aprende acerca de la conducta en la escuela.

  3. Habla con tu hijo acerca de su mala conducta y ayúdalo a identificar los factores desencadenantes. Una vez que hayas identificado las causas de la mala conducta, trabaja con él para crear un plan para evitarlas. Por ejemplo, si tu hijo actúa mal habitualmente durante unas lecciones de matemáticas, la frustración con las matemáticas podría ser un disparador y puede beneficiarse de salir del salón de clases y calmarse antes de sumergirse en ese tema. Comparte los desencadenantes identificados con el maestro de tu hijo para que pueda ayudar a evitarlos.

  4. Enseña técnicas de autocontrol. Cuando se enseña por primera vez esta habilidad, da a tu hijo una lista de control para tener en cuenta. Por ejemplo, dile que se haga a sí mismo tres preguntas: 1. ¿Estoy haciendo daño a alguien? 2. ¿Estoy causando una interrupción? 3. ¿Estoy siendo productivo? Imprime esta lista en una hoja de papel para que pueda hacer referencia a ella. Anímalo a corregir su comportamiento si descubre, después de reflexionar, que su comportamiento es inadecuado. Cuando pueda controlarse mejor a sí mismo, quítale la lista. Trabaja con el maestro de tu hijo para incorporar este plan en el salón de clases para la eficacia óptima.

  5. Practica la redirección. En lugar de decirle a tu hijo lo que no se debe hacer, ofrécele una actividad alternativa, o una versión alternativa de la actividad que se está llevando a cabo, sugiere el Consejo Comunitario de Cuidado Infantil del Condado de Alameda en California. Si tu hijo constantemente se mete en problemas por decir lo que piensa e interrumpe la clase, dale un cuaderno en el que pueda anotar sus ideas para compartirlas en momentos más adecuados.

  6. Habla con el médico de tu hijo acerca de la medicación. Muchos niños con problemas de aprendizaje se benefician de medicamentos, sugieren KidsHealth. En particular, si tu hijo está constantemente distraído o es hiperactivo, la medicación puede hacer que sea más fácil para él superar estos impulsos.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por natalia pérez