Cómo promover el buen comportamiento en niños pequeños

Como padre, probablemente estés familiarizado con el, a menudo frustrante, comportamiento de un niño pequeño. Durante esos años, los niños comienzan a ganar algo de independencia y probablemente no descarten la opción de luchar por su poder. Este comportamiento no durará por siempre, pero tienes que reforzar las reglas y crear una rutina que te ayude a tener éxito con él. Los niños pequeños simplemente no saben cuáles son los comportamientos deseados y cuáles no. Mayormente hacen lo que sienten sin pensar en las consecuencias. Es tu trabajo, como madre o padre, enseñarle cómo quieres que se comporte.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Premia el buen comportamiento para que aprenda que comportarse no siempre tiene que ser negativo. Si atrapas a tu niño pequeño haciendo algo que tú quieres que haga, ya sea compartiendo un juguete con un hermano o bañarse sin salpicar el agua en el piso, sonríe y señala lo bien que se está comportando y lo orgulloso que te hace sentir. Las posibilidades son que se divierta con la atención y querrá volver a hacerlo bien la próxima vez.

  2. Establece reglas claras y consecuencias coherentes. Si a veces dictas un "tiempo fuera" por arrojar libros, pero dejas pasar otras, puede ser difícil para tu niño entender qué se supone que no debería haber hecho. Cada vez que se rompe una regla, darle la misma consecuencia hace que sea más probable que tu hijo finalmente deje de hacerlo. Por ejemplo, cada vez que tire la comida en la mesa, quítale el plato. Hazlo la cantidad suficiente de veces para que deje de arrojar la comida de su cena y comience a comerla.

  3. Incorpora una rutina en el día. No siempre es posible adherirse estrictamente a ella, pero si tienes un orden general de cosas para hacer tu niño pequeño sabe qué esperar y no actuará como cuando obtiene una sorpresa. Por ejemplo, después del almuerzo, lee una historia, abrázalo en el sofá y luego llévalo al dormitorio para que tome una siesta.

  4. Quita las tentaciones. Si el niño pequeño no puede ir a la cocina sin vaciar los untensilios de cocina en el suelo, colócalos en otro lugar. Llena ese armario con juguetes y tendrá algo para hacer que no te volverá loco. Del mismo modo, si tienes baratijas que significan mucho para ti, colócalas de forma que no te tengas que preocupar por si se rompen en pequeñas manos curiosas.

  5. Pasa un buen tiempo de calidad juntos. A menudo los niños pequeños actúan para captar la atención de su madre o padre. Si has estado ocupado en el teléfono, pagando facturas o limpiando los baños, tu hijo pequeño puede hacer una travesura sólo para que frenes y pases tiempo con él, incluso aunque esto implique meterse en problemas. Deja a un lado algunos períodos de tiempo para jugar, leer o simplemente abrazarte con tu hijo pequeño. Esto va más allá de ayudarlo a aprender a comportarse cuando estás ocupado y no puedes pasar un rato con él.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por aldana avale