Programas de entrenamientos para niños obesos

Casi uno de cada tres niños tiene sobrepeso u obesidad, según la American Heart Association en 2010. Además de desarrollar un mayor riesgo para la diabetes, el colesterol alto y las enfermedades del corazón, los niños obesos sufren de una variedad de problemas psicológicos y sociales. Crear un programa de ejercicio que queme calorías, que fortalezca los músculos y que los niños disfruten te ayudará a reducir las graves consecuencias de la obesidad de tu hijo.

Consideraciones cardiovasculares

La obesidad en los niños a menudo es el resultado de un estilo de vida sedentario. Pedir a los niños que eleven su ritmo cardíaco a un ritmo de ejercicio aeróbico elevado durante 30 minutos o más puede ser peligroso. Comienza con un ritmo de ejercicio que se asemeje a una caminata rápida, en vez de correr. Calienten lentamente durante los primeros minutos, deja que los niños tomen descansos cuando sea necesario y asegúrate de que beban agua cuando tengan sed.

Estrés físico

Los niños obesos pueden desarrollar dolor en las articulaciones o en la espalda si realizan un ejercicio repetitivo y de alto impacto, el cual deja caer los dos pies al suelo al mismo tiempo. Ejemplos de estos serían correr, baile aeróbico, saltos o saltar la cuerda. Incluso una sesión de ejercicios sin impacto, como en una máquina elíptica, puede causar problemas en las rodillas y la espalda, porque todo el peso del niño está en sus piernas todo el tiempo. Busca ejercicios que no pongan peso constante o impactos repetidos en las piernas, los pies y las caderas del niño.

Programa de ejercicios para principiante

Comienza poco a poco, con intensidad moderada, sin entrenamientos de impacto. Sal a caminar, anda en bicicleta, nada, patina o realiza calistenia, como flexiones, abdominales, sentadillas o escaleras para caminar. Empieza a hacer flexiones en una posición de rodillas para que sean más fáciles. Los abdominales pueden ser más fáciles, ya que no requieren de un niño con músculos débiles centrales para ir hasta el fondo. Camina y realiza un ciclo de subir y bajar colinas para subir y bajar el ritmo cardíaco y usar diferentes músculos. Cambia la velocidad cada par de vueltas al nadar para variar el uso del músculo. Trata de añadir fuerza, flexibilidad y ejercicios de resistencia a cada entrenamiento. Por ejemplo, los niños pueden usar pesas al caminar o al usar una bicicleta fija.

Entrenamiento intermedio

Eleva el nivel de intensidad de los entrenamientos después de que el niño mejore su resistencia cardiovascular y la resistencia muscular. Toma el ritmo de caminatas o paseos, tratando de terminar el curso unos pocos minutos antes, o añadiendo más minutos. Añade una sesión de ejercicios aeróbicos que sean de bajo impacto. Agrega unos minutos de saltar la cuerda y saltos. Utiliza una caminadora, caminador elíptico, máquina de remo o bicicleta fija. Tu hijo no tiene que hacer todo el entrenamiento aeróbico completo usando estas máquinas, sólo levantar la frecuencia cardíaca cada semana ya que mejora su condición. Crea una sesión de entrenamiento de circuito que incluya una variedad de ejercicios. Haz que el niño realice 30 segundos de saltos, 30 segundos de saltar la cuerda, 30 segundos de abdominales y 30 segundos de escaleras. Tome un descanso de dos o tres minutos, y luego empieza otro circuito, que podría incluir flexiones, correr en su lugar, sentadillas y estocadas. Mantén un circuito que dure unos 30 minutos o más.

Hazlo divertido

Los niños son más propensos a continuar con el ejercicio si es divertido. Establece metas y mantén un registro para que los niños puedan ver una mejoría. Da una recompensa cuando los niños cumplan los objetivos. Jugar juegos, como el baloncesto, el tenis o voleibol, incluso si tienes que adaptar el equipo para hacerlo más fácil. Baja una red de bádminton para un mini tenis en la calzada, o usa una pelota de playa para puntos más grandes de voleibol. Realizar el ejercicio con tus hijos es un buen ejemplo para la aptitud física.

Más galerías de fotos



Escrito por sam ashe-edmunds | Traducido por martín giovana