Productos que se le pueden dar a los niños para calmar el dolor de garganta y la tos

Cuando decidas sobre lo que le vas a dar a un niño para calmarle el dolor de garganta y la tos, determina el tipo de la misma y la causa subyacente. En general hay seis tipos diferentes de tos, de acuerdo a la página Internet WhatToExpect.com. Una tos con mucosidad es muy probablemente el resultado de un resfrío y se la puede tratar en casa. Una con silbido puede ser la causa de bronquios inflamados y también puede ser tratada en casa o con remedios caseros. Una tos que parece un ladrido puede ser la consecuencia de anginas y se puede manejar caseramente. Una tos continua, una tos que hace difícil la respiración o una tos convulsa deben ser tratadas por un médico.

Jugo

Una tos con mucosidad se puede aliviar con jugos fríos líquidos. Una bebida fría puede aliviar el cosquilleo de la garganta que le causa la tos a tu niño. También puede ayudar a mejorar en algo del dolor de la garganta. Si tu hijo está enfermo, debes mantenerlo hidratado, y darle jugo para ayudarlo. El jugo también va a trabajar como un expectorante, ayudando a romper la mucosidad que le causa la tos en primer lugar. Evita darle a tu hijo bebidas ácidas o carbonadas, porque ese tipo de líquidos le puede irritar aun mas la garganta.

Gotas nasales

Para una tos con mucosidad o una con silbido, trata de ponerle gotas nasales. Con ellas y una jeringa de bulbo podrás hacer que se deshaga de la mucosidad, aliviando de esa manera la tos. A medida que la tos va disminuyendo, la garganta de tu niño se mejorará.

Supresores de la tos

Hay muchas medicaciones en el mercado que apuntan a reducir la tos de los niños. Son las que se llaman supresores de la tos y sólo se las debes dar luego de haberlo consultado con tu pediatra. Muchas veces, los supresores de la tos no se recomiendan porque no le permiten al cuerpo expulsar la mucosidad y los gérmenes.

Miel

La miel puede aliviar el dolor de garganta y suprime la tos. Un estudio hecho en 2008 y publicado en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine dio como resultado que los niños a los que se les había dado miel antes de irse a la cama tosían menos que a los que se les daba medicina o nada. La comparación de la efectividad se hizo luego de haber tenido reuniones con los padres de los niños. Ellos reportaron que sus hijos tosieron menos y durmieron más luego de tomar la miel. La miel dio más resultado que los supresores de la tos. Los investigadores especulan sobre que su efectividad se debe a que su textura y pegajosidad forman una capa tan buena sobre la garganta que el dolor y la tos se alivian. Si tu hijo menos de un año, no deberás darle miel. Los bebés son susceptibles a una forma de bacteria de la misma que les puede causar botulismo.

Cuando llamar al médico

Si tu hijo tose continuamente, puede ser un signo de asma. Haz una cita para visitar a su pediatra de inmediato. Una tos con falta de aire, una fiebre alta, náuseas, labios azules y dolores pueden ser causados por una neumonía; lleva tu hijo al médico inmediatamente. Una tos seca seguida por ahogos cuando inhala puede ser tos convulsa. Sólo se la puede tratar con antibóticos, así que debes llevar a tu hijo al médico.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por adriana de marco