Procedimientos para remover los comedones

Cuando la piel produce demasiada cantidad de su aceite natural, llamado sebo, se generan como resultado los comedones. Los comedones son tapones de los folículos pilosos que se crean cuando el sebo se mezcla con las células muertas de la piel, la suciedad y los cosméticos. Su color oscuro característico proviene del proceso de oxidación, cuando el tapón de aceite queda expuesto al aire. Durante la adolescencia, cuando aumenta el nivel hormonal, los comedones pueden aparecer con mayor frecuencia. Según la Clínica Mayo, las mujeres adultas también pueden notar un incremento en los comedones durante el embarazo, la menstruación o después de comenzar o terminar de tomar anticonceptivos orales.

Identificación

Los comedones lucen como puntos oscuros y pequeños, del tamaño de la cabeza de un alfiler y suelen aparecer en grupos en las partes oleosas de la piel. La nariz es una zona común en donde se los encuentra, aunque pueden aparecer en otras partes del cuerpo en las que están concentradas las glándulas sebáceas, como la frente, la barbilla, la espalda o el pecho. La Clínica Mayo informa que a un punto negro se lo llama un comedón abierto, mientras que a una espinilla con punto blanco, o grano que contiene pus, se lo denomina comedón cerrado.

Vapor

Exponer tu rostro al vapor es una manera de aflojar los comedones, facilitando su remoción. Puedes hacerlo hirviendo una olla de agua e inclinándote de 12 a 18 pulgadas sobre la olla con una toalla sobre tu cabeza durante 15 minutos. El vapor abre tus poros y ablanda los taponamientos de aceite para poder apretarlos con mayor facilidad. Quienes tienen piel proclive al acné pueden agregar unas pocas gotas de aceite del árbol del té, que tiene propiedades antisépticas naturales, al agua hirviendo antes de proceder a exponer su rostro al vapor.

Remedios caseros

Además del antedicho, existen muchos remedios caseros para ablandar y prevenir los comedones. El sitio web de remedios caseros GrannyMed.com sugiere sacar con una cuchara la pulpa de un tomate fresco y usarla como una máscara, utilizando las propiedades que tiene el ácido cítrico para combatir los comedones. Al cabo de 20 minutos, puedes quitar la máscara con agua y apretar los comedones. Otro remedio casero es el iodo mezclado con agua hirviendo y sales Epsom. Luego de un tratamiento con iodo y tomate los comedones serán más fáciles de quitar. Según la New Zealand Dermatological Society, usar un producto de limpieza que contenga ácido salicílico también puede ayudar a limpiar los comedones del rostro y a evitar que vuelvan a formarse nuevos.

Herramientas para remover comedones

Las herramientas para remover comedones generalmente se venden en farmacias y tiendas de productos de belleza, y van desde sencillos aros de metal hasta complejos dispositivos de succión. Un instrumento común para remover los comedones es una manija de metal con un pequeño cono en un extremo. Se centra el comedón en la abertura del cono, y cuando se oprime la manija, el cono ejerce presión todo alrededor del comedón, extrayéndolo del poro. Un método más sencillo consiste en envolver las yemas de los dedos índice en pañuelos de papel y apretar manualmente los comedones ablandados y extraerlos de los poros.

Consideraciones

Apretar los comedones sin haberlos ablandado antes puede irritar o incluso dejar cicatrices en la piel. También puedes transmitir bacterias de un grano apretado o por no haberte lavado las manos, cosa que puede irritar aún más la piel y provocar granos nuevos. Los comedones que vuelven a aparecer a pesar de tus mejores medidas preventivas pueden responder a una medicación recetada. Visita a un dermatólogo si te preocupa el acné persistente. Él puede recetarte medicaciones orales o tópicas que pueden ser más efectivas que los remedios de venta libre o los caseros.

Más galerías de fotos



Escrito por ann jones | Traducido por irene cudich