Procedimientos quirúrgicos ortopédicos para instalar placas y tornillos en brazos quebrados

Escrito por Kylie Lemon
El radio y el cúbito son huesos del antebrazo.

El uso de placas, pasadores, y tornillos para fijar los huesos rotos del brazo, así como de otras partes del cuerpo, se conoce como reparación de fracturas óseas. El brazo tiene tres huesos. El hueso largo en la parte superior es el húmero y los dos que están en el antebrazo son el radio y el cúbito. La reparación de éstos a menudo implica la instalación de placas, tornillos y pasadores.

Procedimiento quirúrgico

Los procedimientos quirúrgicos ortopédicos para realinear los huesos rotos de los brazos se realizan mientras el paciente está bajo anestesia local o general. Se hace un corte quirúrgico en la zona del brazo donde se encuentra el hueso roto. Una vez que éste se coloca en la posición correcta, se utilizan tornillos, pasadores o placas a fin de mantenerlo en su posición. Estos elementos metálicos pueden ser retirados una vez que el hueso se ha curado, o se pueden dejar de forma permanente. Durante la cirugía, los vasos sanguíneos dañados son cuidadosamente cauterizados.

Métodos de reparación

Se pueden utilizar una serie de métodos para fijar los huesos, dependiendo del tipo de fractura. Algunos requieren sólo uno o dos tornillos para mantenerlos en su lugar. En algunos casos, se empuja una barra a lo largo del hueso. Luego, se ponen los tornillos entre el hueso y los agujeros de la barra. El tratamiento de fracturas de antebrazo implica la realineación de los huesos y, a continuación, el uso de una placa y tornillos para fijarlos.

Riesgos

Toda cirugía conlleva riesgos. La anestesia puede dar lugar a problemas respiratorios, y se corre el riesgo de que el paciente reaccione negativamente a los medicamentos. Otros riesgos incluyen infección, lesión y sangrado.