Problemas de tiroides y frecuencia cardiaca baja durante el ejercicio

La glándula tiroides, un órgano importante del sistema endocrino, se encuentra en la parte frontal del cuello, justo debajo de la laringe. Se compone de dos lóbulos, uno a cada lado de la tráquea. La tiroides produce tres hormonas: tiroxina, conocida como T4, triyodotironina o T3, y calcitonina. La calcitonina ayuda a regular el equilibrio del calcio en el cuerpo. T3 y T4 juegan un papel importante en el control del metabolismo mediante la regulación de la tasa de actividad química celular que libera energía de los nutrientes o utiliza energía para crear otras sustancias como las proteínas. La glándula tiroides ayuda al cuerpo a satisfacer las demandas de energía, así como la función cardíaca adecuada.

Desórdenes de la glándula tiroides

Los trastornos de la glándula tiroides pueden ser causados ​​por la enfermedad primaria de la glándula en sí, tales como la enfermedad de Hashimoto, la falta de la hormona pituitaria conocida como hormona estimulante de la tiroides, deficiencia de yodo o radiación. Todos los trastornos dan como resultado un exceso o una deficiencia de las hormonas tiroideas. Un exceso se conoce como hipertiroidismo, y una deficiencia como hipotiroidismo. Los síntomas de estos trastornos dependen del grado de la deficiencia o el exceso de la hormona y pueden variar desde muy leves a muy graves.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es un trastorno común. Es la baja producción de hormonas tiroideas. El hipotiroidismo leve puede ser difícil de detectar sin cribado. Una deficiencia resulta en la disminución de la tasa metabólica del cuerpo, lo que conduce al aumento de peso, fatiga y letargo, depresión, debilidad, falta de aire al hacer esfuerzos, dolores articulares y musculares, calambres musculares, intolerancia al frío, estreñimiento, piel seca, dolor de cabeza y disminución de la frecuencia cardíaca, llamado bradicardia.

Frecuencia cardíaca disminuida y ejercicio

La Dra. Maria Ursula Schmidt-Ott en "Thyroid Hormone and Heart Failure" escribe que los niveles de T3 bajos se han asociado con la reducción del rendimiento del músculo del corazón. Si las células del cuerpo no tienen suficiente T3 o T4, el metabolismo se ralentiza y se produce menos energía. Esta disminución de la energía afecta a las células del músculo del corazón, el cual requiere una gran cantidad de energía para satisfacer las crecientes demandas durante actividades tales como el ejercicio. El hipotiroidismo también altera la expresión del gen del corazón y aumenta la resistencia de los vasos sanguíneos. Todos estos factores combinados hacen que el corazón bombee menos fuertemente y la salida cardiaca esté disminuida.

Recomendaciones

El Dr. James F. Balch, co-autor de "Prescription for Natural Cures", recomienda el ejercicio como parte del tratamiento para el hipotiroidismo. El ejercicio estimula y normaliza la función tiroidea. También ayuda a aumentar los niveles de energía, combatir la depresión y reducir el estrés. El estrés se sabe que afecta a la capacidad de la tiroides para producir hormonas tiroideas. Balch recomienda que el ejercicio se haga sobre una base diaria.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por judith swan | Traducido por juan ignacio ceviño