Problemas con sucralosa

Los estadounidenses tienen una relación de amor-odio con los edulcorantes artificiales que se remonta más de 50 años; el 86 por ciento de ellos los utilizan, de acuerdo con la University of Pennsylvania School of Nursing, pero muchas personas se preocupan por los efectos secundarios potenciales. La sucralosa, a partir de una molécula de azúcar químicamente alterada, comercializada como Splenda, ha recibido su parte de la publicidad negativa, ya que primero entró en uso general como edulcorante en 1999. Sin embargo, ningún estudio ha demostrado efectos adversos graves por su uso.

Diarrea y gases

La sucralosa, como muchos azúcares artificiales, pasa a través del tracto gastrointestinal intacta, de manera que aporta muy pocas calorías. Comer cantidades excesivas de la sucralosa puede causar diarrea, hinchazón y gas. Los síntomas gastrointestinales pueden ocurrir debido a las reacciones entre bacterias en los intestinos y los componentes de la sucralosa que en conjunto producen el gas nitrógeno. Los síntomas pueden ocurrir debido a que la sucralosa no digerida lleva el agua hacia el intestino, produciendo diarrea, de acuerdo con los educadores de salud en la página web Columbia University’s Go Ask Alice. El dolor abdominal que se siente como un tirón muscular también se presenta en algunas personas, de acuerdo con informes anecdóticos. En estudios con animales, la sucralosa disminuyó las bacterias beneficiosas en los intestinos.

Migrañas

El autor principal Rajendrakumar Patel, MD, de la Escuela de Medicina de la Universidad Mercer, reportó un caso en el que los síntomas de migraña han sido provocados por la sucralosa en un médico con antecedentes de migrañas. Las personas con alergias o sensibilidad a la sucralosa también pueden experimentar migrañas.

Alergia y sensibilidad

Las personas que tienen alergia o sensibilidad a la sucralosa pueden experimentar reacciones más graves que otros. Los posibles síntomas de una alergia o reacción de sensibilidad incluyen erupciones cutáneas, ansiedad, mareo, entumecimiento, dolor abdominal, enrojecimiento y problemas de calambres y de la vejiga.

Preocupaciones a largo plazo

La sucralosa ha sido de uso general por más de 10 años, pero no existen estudios a largo plazo de sus efectos. Aunque la Food and Drug Administration de EE.UU. considera que la sucralosa es segura para el uso a largo plazo, incluso en mujeres embarazadas y niños, los defensores de la salud interesados ​​recomiendan un uso moderado y no dar sucralosa a los niños hasta que se estudien a fondo los efectos a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por daniel cardona