Problemas con la salud social de los adolescentes

La salud social de los adolescentes abarca su salud y bienestar en relación con su entorno social, lo que podría incluir a la familia, amigos y maestros. Los indicadores de salud social en los adolescentes incluyen la extensión y calidad de sus amistades, lo bien que se llevan con los demás en general y cómo otros reaccionan ante ellos. Los factores que pueden influir en la salud social de los adolescentes incluyen el medio ambiente, el estrés, enfermedad física o mental, y las preocupaciones económicas. Las alteraciones en estas áreas pueden dar lugar a la aparición de problemas de salud social.

Preocupaciones comunes

La adolescencia es difícil para muchos. Las preocupaciones sociales son una de las principales razones por las que los adolescentes experimentan niveles tan altos de angustia y confusión. Se sienten presionados para encajar y ser aceptados, y podrían enfrentarse a la presión del grupo para experimentar con las drogas, el alcohol y las conductas sexuales tempranas. También se enfrentan a la presión sobre el futuro, la universidad, las posibles opciones de carrera y las inquietudes académicas. Además de esto, también pueden tener que hacer frente a una serie de cuestiones familiares, como el divorcio, peleas con los padres o con los hermanos, la violencia doméstica, la enfermedad o la pobreza.

Tipos de problemas

Los problemas de salud social en adolescentes están estrechamente entrelazados, y uno de los problemas puede agravarse con otro. Por ejemplo, los adolescentes pueden ser objeto de intimidación o sentirse ridiculizados por sus compañeros debido a problemas para encajar, trastornos físicos o mentales o baja autoestima. Los adolescentes con frecuencia sufren de baja autoestima debido a una serie de problemas, como la imagen corporal, el rendimiento académico o la crítica parental. Debido a la baja autoestima, podrían tener problemas para hacer amigos o tener citas. Además, los adolescentes también tienen que hacer frente a cuestiones relacionadas con la identidad sexual. Y si no pueden hacer frente al estrés causado por todos estos problemas, podrían desarrollar depresión, ansiedad u otros trastornos del estado de ánimo, lo que puede complicar aún más los problemas de salud social, de acuerdo con la Cleveland Clinic. Finalmente, algunos adolescentes pueden experimentar graves problemas sociales, tales como el comportamiento antisocial. Esto puede incluir el vandalismo, la participación en pandillas, el robo o el desafío persistente de las reglas.

Qué pueden hacer los padres

En muchos casos, los padres pueden ser capaces de ayudar a los adolescentes a hacer frente y abordar problemas comunes de salud social, como el estrés, la presión social, buscar pareja y amistades. A pesar de que tienes tus mejores intereses de corazón, es importante no forzar tus puntos de vista o recomendaciones para tu adolescente. En un artículo para AthensParent.com, El Dr. Thomas McCormack sugiere algunas estrategias que los padres pueden tratar para ayudar a mejorar la salud social de su hijo. Crear un ambiente positivo en el hogar con apoyo y respeto, en el que tu hijo se sienta cómodo compartiendo sus preocupaciones contigo. Evita sermonear o criticar, ya que esto sólo sirve para empujarlos más lejos de ti. Reconoce y elogia sus logros y felicita sus puntos fuertes. Pasen tiempo de calidad juntos sobre una base regular, y conoce a su círculo social. Si parece estar luchando, hazle saber que puede contar contigo para ayudarle con cualquier problema o duda.

Más ayuda

La mayoría de los adolescentes no requieren intervención profesional si reciben suficiente apoyo, amor y aceptación paternal. Pero en algunos casos, es posible que tengas que consultar al pediatra de tu hijo o a un profesional calificado de la salud mental, especialmente si ves que él es incapaz de hacer frente, incurre en una conducta antisocial, se siente deprimido o ansioso, o experimenta otros síntomas molestos que parecen fuera de el ámbito de la conducta adolescente "normal".

Más galerías de fotos



Escrito por ashley miller | Traducido por jaime alvarez