Problemas de salud causados por la falta de sueño en adolescentes

Casi el 70% de los adolescentes que respondieron la Encuesta Nacional de Comportamientos de Riesgo Juvenil de 2007, realizada por el Centers for Disease Control and Prevention, indicaron que dormían menos de ocho horas diarias entre semana, según un artículo de febrero de 2012, publicado en Psychology Today. Dado que los adolescentes necesitan cerca de nueve horas de sueño cada noche, si no más, este dato indica que la mayoría de los adolescentes sufren de algún grado de privación de sueño. La falta de sueño puede tener efectos negativos en la salud de los adolescentes.

Conductas riesgosas

Los adolescentes que dormían menos eran más propensos a involucrarse en comportamientos que afectan negativamente su salud, de acuerdo con la publicación de Psychology Today. Entre estos comportamientos se incluyen consumir gaseosas una o más veces al día, no hacer ejercicio, utilizar la computadora en exceso, pelear, fumar cigarrillos o marihuana, consumir alcohol o mantener relaciones sexuales. Entre los efectos potenciales de estas conductas sobre la salud se encuentran la drogadicción, embarazos adolescentes y enfermedades de transmisión sexual.

Obesidad

Los adolescentes que duermen menos de ocho horas por noche son más propensos a comer alimentos ricos en grasas, según un artículo de septiembre de 2010 de la División de Medicina del Sueño del Brigham and Woman Hospital y el Centro médico Beth Israel Deaconess publicado en la página web LiveScience. El estudio no pudo determinar una relación directa entre la falta de sueño y el consumo de alimentos grasos, simplemente señala una asociación. Los adolescentes que dormían menos de ocho horas por noche comieron un 2,2% más de calorías en forma grasa que los adolescentes que dormían más tiempo. Los investigadores especularon que el consumo más elevado de grasas podría aumentar el riesgo de obesidad.

Depresión

Los adolescentes que tienen privación de sueño son más propensos a sufrir depresión debido a bajos niveles de la hormona del crecimiento humano, según indica un artículo de marzo de 2012 publicado en el Washington Post por Vicki Abeles, director del documental "Race to Nowhere", y Abigail A. Baird, profesor asociado de Psicología en la Universidad de Vassar. Un estudio publicado en la edición de 2010 de la revista Sleep observó que los adolescentes que van a la cama antes de la medianoche son 24% más propensos a sufrir de depresión y 20% más propensos a considerar hacerse daño a sí mismos que los adolescentes que van a la cama antes de las 10 pm.

Sistema inmunológico

Los adolescentes que con privación del sueño son más propensos a enfermarse, según el Dr. Timoteo Morgenthaler,especialista en sueño de la Clínica Mayo. Cuando las personas no duermen lo suficiente o su sueño es intranquilo o de mala calidad, son más propensas a enfermarse cuando se exponen a virus tales como el resfriado común. El cuerpo de un adolescente libera proteínas llamadas citoquinas mientras duerme, que ayudan a promover el sueño y que también aumentan cuando se tiene una infección, inflamación o está bajo estrés. La falta de sueño reduce la producción de citoquinas, anticuerpos y otras células que el cuerpo necesita para combatir las infecciones.

Más galerías de fotos



Escrito por beth greenwood | Traducido por vittore notabene