¿Qué problemas resultan de la supinación de los pies?

La supinación del pie se produce normalmente al caminar, haciendo que el pie se mueva hacia adentro en la articulación subtalar, que es parte de la articulación del tobillo. Según SportsInjuryClinic.net, durante la supinación la mayor parte del peso del cuerpo se coloca sobre el exterior del pie cuando este se mueve hacia adelante. La sobre supinación, que puede ocurrir junto con algunas anormalidades estructurales como el pie cavo o arco alto, pueden causar problemas en los pies.

Esguince de tobillo

Los que tienen un pie supinador son más propensos a sufrir un esguince de tobillo debido a la inestabilidad lateral. Un esguince se produce cuando el tobillo es forzado hacia afuera de su posición normal debido a la inestabilidad al caminar, tropezar o caer. Los ligamentos, que conectan a los huesos, de la parte externa del tobillo se lesionan debido a un estiramiento excesivo o desgarro, según lo expresa Foot Health Facts. Los esguinces de tobillo causan dolor, inflamación, rigidez en la articulación y un posible moretón en el lugar del esguince. El dolor y la inflamación de algunos esguinces de tobillo pueden ser tan severos al punto de hacer que sea difícil caminar.

Dolor en las espinillas

El exceso de supinación del pie puede producir lesiones por la reducción de la absorción del impacto, según The Stretching Institute. Un pie que supina en exceso no absorbe tanto impacto como debería durante el golpe del talón debido a la disminución de la pronación. Esto puede llevar a lesiones por el uso excesivo, como el dolor en las espinillas. El dolor en las espinillas se siente en el borde interno de la tibia, en el frente de la pierna. Los músculos, tendones, ligamentos, el periostio que cubre el hueso y el hueso mismo se ven afectados, se inflaman y duelen, en especial mientras caminas.

Fracturas por estrés

Los que tienen un pie de tipo supinador también sufren de recurrentes fracturas por estrés debido a la reducida cantidad de absorción del impacto. Según la American Academy of Orthopaedic Surgeons, una fractura por estrés se produce cuando los músculos se usan en exceso y no absorben adecuadamente el impacto, transfiriendo la fuerza al hueso. El estrés repetitivo puede causar una pequeña grieta o o fractura en los huesos del pie y el tobillo. El dolor de una fractura por estrés aparece de repente y se va con descanso. Con el tiempo, el dolor se puede volver debilitante, requiriendo un completo descanso de la pierna o el pie afectados incluyendo el uso de muletas para desplazarse.

Fascitis plantar

La disminución de absorción del impacto del pie supinador también puede llevar a desarrollar fascitis plantar. Según MedlinePlus, la fascitis plantar se produce debido a la hinchazón e inflamación de la fascia plantar, la banda ligamentosa gruesa de tejido que va desde el talón hasta la bola del pie. La fascitis plantar se presenta con más frecuencia como un dolor en el talón, junto con inflamación y sensibilidad. El dolor normalmente el peor en la mañana, mejorando con el movimiento en el curso del día. El dolor normalmente mejora con descanso.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn meininger | Traducido por maria eugenia gonzalez