Problemas de la próstata y el ciclismo

El ciclismo es una forma efectiva y divertida de ejercicio, pero es posible que te preocupe de que la presión de una silla de bicicleta pueda causar problemas urinarios, sexuales y de próstata. Con precauciones, puedes disfrutar de tu paseo en bicicleta sin causar ningún daño a largo plazo.

Identificación

La próstata es una pequeña glándula del tamaño y forma de una nuez que forma parte del sistema reproductivo del hombre. Ayuda a producir semen, el líquido que transporta los espermatozoides desde los testículos hasta el pene y fuera del cuerpo. A medida que envejeces, la próstata puede crecer más grande y exprimir la uretra cerca, causando problemas urinarios. También podrías estar en un mayor riesgo de infecciones, inflamación, agrandamiento de la próstata o el cáncer de próstata.

Efectos

Según el Dr. Gabe Mirkin, autor de "El libro de medicina del deporte", los datos de estudios clínicos muestran que los efectos secundarios de montar en bicicleta en los hombres son más a menudo entumecimiento genital e impotencia. Los efectos menos frecuentes pueden incluir infertilidad, sangre en la orina, la torsión del cordón espermático, prostatitis o inflamación de la próstata, y niveles elevados de un examen utilizado para detectar el cáncer de próstata.

Información de expertos

Investigadores del Departamento de Urología, Meir Medical Center en la Universidad de Tel Aviv reseñaron los problemas urogenitales relacionados con montar en bicicleta en los hombres en una edición de 2005 de European Urology. Llegaron a la conclusión de que los casos de prostatitis causada por el ciclismo fueron el resultado de la compresión de la próstata después de estar sentado en la silla durante largos períodos. Sin embargo, un estudio realizado en Suecia entre 1998 y 2007 siguió a 45.887 hombres de 45 a 79 años de edad para investigar el efecto de la actividad física de por vida en la incidencia de cáncer de próstata. Sus resultados, publicados en 2009 en el British Journal of Cancer, encontraron que los hombres que tenían el mayor nivel de actividad física de por vida tenían un 16 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer de próstata en comparación con los hombres con los niveles más bajos de actividad. Los investigadores estimaron que cada período diario de 30 minutos de caminar o andar en bicicleta reduce el riesgo de desarrollar cáncer de próstata en un 7 por ciento.

Prevención/solución

Debido a que la mayor parte de los efectos negativos sobre la próstata en el ciclismo provienen del asiento de la bicicleta, el Dr. Paul K. Nolan, un internista que ejerce en Warda, Texas, quien se refiere a sí mismo como Bike Doc, señala que si tienes un problema crónico de la próstata que es agravado al sentarte en un asiento convencional, puedes encontrar "exquisito alivio" por el cambio a un asiento reclinado. El Dr. Steven Schrader, del National Institute for Occupational Safety and Health in Cincinnati fue autor de un artículo publicado en agosto de 2008 en el The Journal of Sexual Medicine que informó acerca de un estudio que muestra que las sillas de bicicleta sin punta pueden reducir el entumecimiento, la presión y el malestar genital en hombres ciclistas .

Precaución

El antígeno prostático específico, o PSA por sus siglas en inglés, es la prueba estándar de oro actual para identificar el cáncer de próstata. Aunque los estudios son mixtos acerca de los efectos de la bicicleta en la prueba de PSA, la edición de noviembre 2004 de la revista European Urology informa que solo unos pocos han vinculado montar en bicicleta a los niveles elevados de PSA temporales, que podrían conducir a una falsa detección. Si estás preocupado por la posibilidad y tienes un próximo examen PSA, podrías considerar evitar el ciclismo antes de la extracción de sangre.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie singleton | Traducido por roberto garcia de quevedo