Problemas con la piel del cuello

Con la edad, los cambios visuales en la piel del cuello son inevitables. Algunos cambios pueden ser inofensivos, incluso si son estéticamente desagradables. Otros cambios pueden indicar una enfermedad o el desarrollo de una condición médica grave, por lo que es importante consultar a tu médico si notas cualquier cambio en la piel de tu cuello.

Decoloración

La piel de tu cuello puede cambiar de color y tornarse más pálida o más oscura en ciertas áreas o puede mostrarse enrojecida. La American Academy of Dermatology reporta que una combinación de envejecimiento y exposición al sol es la causante de la mayoría de los cambios de coloración en la piel del cuello. Esto incluye enrojecimiento o manchas derivadas de la exposición solar, así como manchas blancas causadas por el decremento en la elasticidad de la piel debido al envejecimiento. Las personas de cualquier edad pueden experimentar un oscurecimiento de la piel en los pliegues del cuello. Esta condición es llamada acantosis nigricans. Esto es más común en la gente obesa, con diabetes o de piel oscura. La causa exacta de estas áreas oscuras y aterciopeladas en el cuello se desconoce, pero el personal de la Clínica Mayo informa que podría estar ligada a la variación de los niveles hormonales o de insulina en el cuerpo.

Protuberancias

Los papilomas cutáneos, también llamados verrugas, se forman en los pliegues del cuerpo, incluyendo el cuello. The National Institutes of Health resaltan en su sitio web MedlinePlus que estas protuberancias son más comunes en las personas de mediana edad y en las que padecen de obesidad o diabetes. No es necesario eliminarlas a menos que provoquen irritación con el roce de la ropa o que te hagan lucir poco atractivo o las consideres un distractor. La queratosis actínica, también conocida como AKs, es otro tipo de protuberancia que aparece en el cuello o en otras partes del cuerpo que se encuentran expuestas al sol. Estas protuberancias pueden ser de color café rojizo y tienden a ser ásperas y secas, en ocasiones forman una masa dura llamada cuerno cutáneo. En su sitio web ActinicKeratosesNet, The American Academy of Dermatology advierte que las AKs son una etapa previa al cáncer de piel y deben ser tratadas con el fin de prevenir su desarrollo.

Flacidez

Con el paso de los años, puedes notar que la piel en tu cuello se vuelve más flácida. Esto ocurre no sólo porque tu piel pierde elasticidad por el proceso normal de envejecimiento, sino por la pérdida de grasa y de masa ósea, las cuales son partes estructurales de tu cuerpo que mantienen tu piel rozagante y en su lugar. Con el tiempo, la gravedad también juega un papel importante en la flacidez de tu piel.

Arrugas

La piel en tu cuello también puede desarrollar arrugas por varias razones. Según the American Academy of Dermatology, la causa de las arrugas, particularmente de las de la parte posterior del cuello, es la exposición a los rayos solares. No es sorprenderse que el proceso de envejecimiento también contribuya a las arrugas en el cuello; esto es debido a que con el tiempo la piel pierde su habilidad de regresar a su forma original. Por último, fumar puede acelerar la pérdida del tono de nuestra piel y el desarrollo de arrugas.

Más galerías de fotos



Escrito por sophie stillwell | Traducido por ricardo frot