Problemas con las pestañas

Tus pestañas, del mismo modo que las uñas de tus manos y tus pies, pueden ser consideradas una barrera que protege otros órganos. En el caso de las pestañas, este cerquillo de pelos que crece en el borde de tus párpados, protege tus ojos de la suciedad y las bacterias que podrían producir infecciones. Los problemas con las pestañas, como la pérdida de ellas, los patrones de crecimiento anormal o las infecciones, puede producir dolor e incluso daños en el ojo en sí mismo.

Pérdida de las pestañas

Del mismo modo en el que pierdes cierta cantidad de cabello todos los días, perderás algunas pestañas regularmente. Esta caída menor es normal y no interfiere ni con tu vista ni con tu salud. Una pérdida importante de las pestañas, o la completa ausencia de las mismas, puede ser una patología médica más seria. Según American Hair Loss Association, la patología de no haber tenido nunca pelos en esta zona se llama hipotricosis congénita y es un problema médico que puede afectar las pestañas, así como también el cuero cabelludo y el vello corporal. La alopecia areata es otra enfermedad en la que puedes perder las pestañas, pero con el tiempo volverán a crecer. El crecimiento inadecuado o la falta de las características pestañas puede ponerte en riesgo de sufrir una infección ocular, por lo tanto consulta a tu médico sobre las opciones de tratamiento.

Inflamación

La blefaritis es una inflamación que afecta las glándulas sebáceas de las pestañas y podrías causar una infección a lo largo da la línea de las mismas. El National Eye Institute explica que las personas a las que se les ha diagnosticado esta patología pueden desarrollar una costra sobre las pestañas, especialmente luego de dormir por la noche. La limpieza suave con agua puede aflojar las costras para facilitar su remoción y disminuir las posibilidades de desarrollar una infección. No se aconseja frotarlas con brusquedad, ya que esto podría producir más irritación y pérdida de las mismas.

Patrones anormales de crecimiento

Los problemas con las pestañas no sólo incluyen la pérdida y la inflamación, sino también un crecimiento anormal. Una patología llamada tricomegalia es el crecimiento excesivo de las pestañas; en esta se puede notar que las pestañas son inusualmente largas y densas, lo que podría producir incomodidad e interferir con la visión. Hypertrichosis.com explica que la tricomegalia se ve más frecuentemente en personas que padecen lupus o que han sido tratadas por leucemia y SIDA, como un efecto secundario de sus medicamentos. Otros problemas de crecimiento con las pestañas son los llamados triquiasis y distriquiasis. Las personas con triquiasis encuentran que sus pestañas crecen hacia adentro de los ojos en lugar de hacia afuera. Esto puede resultar doloroso, ya que los pelos podrían pinchar el ojo y producir rasguños en la córnea. Se percibe como una sensación crónica de tener algo en el ojo. La distriquiasis significa que crecen pestañas extra por detrás de la fila normal. La fila adicional de pestañas ocurre raramente, pero puede irritar los ojos debido a la excesiva fricción entre las pestañas y el ojo. Se puede realizar una cirugía para extirpar la capa extra de pestañas.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por paula santa cruz